En el transcurrir de los días Andrés y yo aprovechábamos cualquier momento a solas (que no eran muchos) para disfrutar al máximo, además mi excitación crecía al pensar que podríamos ser descubiertos, pero hay una experiencia que no olvidare, y para eso tendré que describirle a mi padre.

VER PARTE 1: AQUÍ

Mi padre era un hombre que en esa época pasaba por los 40 años, yo ya lo había visto varias veces desnudo, pues era mi papa, y entre padre e hijo eso era muy común (o lo es en mi familia).

Como les decía yo ya lo había visto desnudo, y debo decir que tenia un buen cuerpo, con unos abdominales y unos pectorales muy marcados, ojos verdes y cabello negro, con algunas canas que lo hacían ver interesante, (hasta para mis amigas, que me contaban que a veces fantaseaban con el) me parecía lindo, pero por aquello de que era mi papa, no me gustaba, como lo hacían otros hombres.

En cuanto al tamaño de su verga, hasta ese momento no sabia decirlo, por que nunca se la había visto parada, pero se veía que tenia un buen tamaño, por que en reposo alcanzaba como los 12 cm (pero todo cambiaria este día).

Ese día estábamos todos en la piscina, hasta mi papa, que casi nunca se metía, así que le pude ver su bien trabajado cuerpo, y hasta su bulto, Andrés le hacia bromas a mi papa, diciéndole que ahora el veía de donde había sacado yo mi cuerpo, y me dijo a la oreja que ya veía que el tamaño de la verga era de familia, lo que me había hecho sonrojar.

Después de la piscina, y para no alargarle el cuento, mi mama salió con mi hermana, disque a hacer cosas de mujeres, así que quedamos solo los hambres en la casa (yo me moría porque no había podido quedarme solo con Andrés en la casa), como estaba un poco aburrido.

Salí a dar una vuelta pero no me demore mucho, así que regrese rápido a la casa, cuando abrí la puerta, se escuchaban a lo lejos unos gemidos (eran del cuarto de mi papa, por lo que comprendí que debía estar solo con mi madre), y como soy tan curioso, me acerque por la ventana, y me lleve una gran sorpresa, cuando lo que vi, fue a mi papa, pero con Andrés.

Lo que mas me asombro fue el tamaño de la verga de mi papa, a la distancia se veía que era más larga y gruesa que la mía, yo entre con sumo cuidado, para no hacer ruido, y después les dije que si pensaban seguir disfrutando solos, a si que podía participar, mi padre me miro un poco asombrado, pero yo le explique toda mi situación. Después de esa confesión mi papa me dijo que si yo quería que podía participar, lo que me gusto muchísimo.

Ellos comenzaron a desnudarme, primero la camisa, y Andrés se concentro a lamerme mis tetillas, y a veces las mordía, excitándome mas, mi papa seguía me bajo los pantalones, y después el bóxer que llevaba puesto (y gracias a dios, por que mi verga no aguantaba mas ahí aprisionada), y comenzó a hacerme una mamada de lo mas delicioso. Después de eso Andrés dijo que el tamaño de la verga era de familia, a lo que mi papa y yo nos reímos.

Ya estando mas cerca me pude dar cuenta de que la verga de el media como 28 cm, y era mas gruesa que la de Andrés, eran como unos 8 cm de ancho, además, para hacerla mas deliciosas tenia una cabeza morada y unas venas gruesas que hacían que se le viera mas gorda y jugosa.

Yo no aguanté más y me le abalance como un animal hambriento, empecé a recorrerla lentamente, a besarla, a darle pequeños mordisquitos, bajaba y jugaba con sus huevos (que eran muy gordos y peludos) los lamía, y recorría cada parte de mi padre que hasta ese momento no me había puesto a analizar, subía por su abdomen, su pecho, era como estar tocando una piedra muy caliente, pero después me concentre en su enorme verga, que no me cabía en la boca, me la metía hasta donde mas no podía, además por lo gruesa también era muy difícil.

Le dije a Andrés que también participara y lo que hizo fue acostar a mi papa en la cama y se le acurruco en toda la cara, para que mi papa se la chupara a el, mientras yo seguía con la verga de mi papa, y al tiempo podía masturbar a Andrés, era una situación fabulosa, a veces me atrevía a ir buscando el agujero de mi papa, y se lo iba lubricando, lo mismo le hacia a Andrés pero con los dedos, y de tanto que yo ya le había dado, ya le cabían los tres dedos sin ninguna dificultad.

Después de un rato decidí ofrecerle el culo a mi papa, lo había deseado desde que habíamos comenzado, me preguntaba que se sentiría tener esa enorme verga dentro de mi (ya me habían roto por el ano, pero con unas vergas de máximo 20 cm, y no muy gruesas) mi papa empezó a lubricarme con la lengua, mientras Andrés me la chupaba, solo como él sabia hacerlo, ya cuando estuve lubricado Andrés le unto gel a mi papa, y parecía que la verga de mi papa crecía mas, luego sentí el enorme capullo de mi papa en la entrada de mi orto, lo que hizo que mi excitación fuera total y que moviera mi cadera hacia atrás.

Fue un dolor inmenso, pero era por que no estaba acostumbrado a vergas tan grandes, pero después de un rato ese dolor se convirtió en placer, y era el placer mas grande que en mi vida hubiera sentido (nunca olvidare ese día), mi papa me la fue metiendo poco a poco, hasta que entro toda, no se ni como lo logro, pero el solo sentir esa gran verga recorriendo todo mi! culito ya tenia ganas de correrme, pero me pude controlar, mientras mi papa me follaba, Andrés se dedico a chuparmela, y entonces la excitación fue mayor.

Después de 10 min. no aguante mas y me corrí en la cara de Andrés, y fui contrayendo mi esfínter lo que hizo que mi papa no demorara en correrse, y sentí como me inundaba con su leche caliente, en ese momento Andrés era el único que faltaba por correrse, así que mi papa le dio culo a el, y como el culo de mi papa ya estaba lubricado.

Andrés se coloco un poco de gel en su verga, y se la introdujo de un solo empujón a mi papa y este ni siquiera grito, lo que me hizo pensar que mi papa no era la primera vez que lo hacia, mientras yo me concentraba en terminar de sacarle la leche a mi papa, lo que logró que su verga se volviera a parar, pero esta vez no aguanto mucho y a los 5 min. ya se había corrido, esta vez dentro de mi boca lo que hizo que esta vez si saboreara la deliciosa leche de mi papa, al poco tiempo Andrés se corrió dentro de mi papa, pero alcance a saborear aquella leche que el me ofrecía.

Después de esta gran cogida, mi papa me confeso que esta no era la primera vez que se encontraba con Andres, y que el había sido el primero en romperle el orto, por lo cual le había cogido un gran cariño, además que Andres le contó el día anterior que yo había estado con el, y mi papa dijo que quería estar conmigo, que por eso fue que se metió a la piscina, para calentarme, y que yo me decidiera a decirle todo a el.

Después nos metimos en la piscina, pero esta vez sin pantaloneta y volvimos a hacer lo que tanto placer nos producía, y que tanto nos gustaba, y esta vez mi papa si me dio su culito.

Puedo decirles que esa no fue la ultima vez que nos reunimos los tres, además en la casa, cada vez que mi mama y mi hermana no están, mi papa y yo aprovechamos para disfrutar, y a veces yo llevo un amigo, para que conozca la verga de mi papa.

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  o da clic aquí y llena nuestro formulario. Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)