Trataré de ser breve. Mi tío de 58 años tiene dos hijos, uno de 24 años, Raúl y otro de 8 años, Paco. Mi tío Esteban se ha dedicado al hogar y trabajo en línea así que era papá y mamá de tiempo completo. Aún así es una persona de estatura media y cuerpo normal.

🔥 Un relato exclusivo de Relaróticos 🔥

En vacaciones nos invitó a ir tres semanas a cabañas campestres Chignahuapa, Puebla, un pueblo mágico donde estaríamos todo el periodo vacacional. 

Tras varios días de rogar me dejaron ir mis papás. Mi primo Raúl resultó llevar a su novia y se fue a una cabaña a parte. El lugar es muy grande, con un lago en el centro y las cabañas estaban separadas por muchos metros y árboles de por medio muy tranquilos y el ambiente muy cálido.

Resulta que llegó una familia más grande dos días antes y les dieron nuestra cabaña. El personal administrativo pidiendo disculpas y nos darían una cabaña marital con cuarto extra, la diferencia era que compartiría cama con mi primo menor.. 

Al llegar era una cabaña muy bonita todo de madera, camas king y todo. Al entrar a la habitación Paco, mi primo, empezó hacer berrinche de que era niño grande y se quedaría solo. Como su mamá falleció hace más de 5 años era casi independiente a comparación de niños de su edad. Mi tío me dijo “no te preocupes, hay suficiente espacio en mi cuarto”.

Sí era bastante amplio con sala una chimenea y detrás una tina de piedra y el baño aún costado. Por un largo tiempo él estuvo en su computadora trabajando y yo jugando en el celular en la cama.

Después mi tío se metió a bañar y salió con una toalla a media cintura y se fue al otro extremo y se acostó todo normal hasta que apagó la luz. Sentí esa soledad y nervios por saber más sobre mi tío cuando de repente siento que me abraza extendiendo su brazo.

Mi corazón latía a mil solo mi cuerpo le dio la espalda estando de cuchara mi cadera se resbaló por su abdomen tocando su erección encajandome entre las nalgas güeras que tenía y mi truza negra permitía los tallones de pene.

Yo sentía mi cuerpo caliente pero no pasó a mayor acción. Al despertar me levanté con la truza bien metía entre las nalgas. Bostecé un poco y fui a lavarme la cara. Después fui a la cocina, mi tío hacía el desayuno para mí primo menor y para mí huevo con frijoles.

Él cómo si nada y ya vestido dijo “un favor cuidas A Tu primo le das de comer y limpiar un poco la casa tengo mucho trabajo atrasado… ¿también sabes cocinar? Si, haces algo al rato por favor te lo agradecería.

Yo le dije “si no te preocupes tío, yo te ayudo”. Él se encerró y no lo vi en  todo el día.  lleve a mi primo a dormir después de jugar lo arrope y lo a coste. Entre a mi habitación ahí estaba solo en boxer de buen bulto se veía en frente de su laptop habiendo su trabajo.

Me fue a costar para jugar con mi celular. De lo cansado me dormí muy rápido pero me despertó él entrando a la cama arrimandose a mi repitiendo la posición de cucharita. Me dice “deja que se duerma el niño” y después de media hora sentí como me baja la truza con sus dedos y empezó a meter uno húmedo entre mis nalgas para tocar mi entrada.

Él estaba jugando con un dedo y después dos me decía “siento tu cuerpo caliente… ya quieres que te la meta?” 

“Si por favor, ya no aguanto” dije recordando la imagen de él en boxer con un buen paquete que hacía que me dilata aún más. Entonces sentí la cabeza aún más grande que sus dedos.

Puso un poco de shampoo, eso aligero la entrada aún que era la primera vez disfrutaba cómo se deslizaba dentro de mi.

Estábamos muy calientes. Me la metió hasta que sus huevos tocaron mis nalgas dando entrada firmes y constantes. Después me puso en cuatro en la puerta de la cabaña que, cómo era de vidrio, se reflejaba mi tez blanca y mi gran culo siendo penetrado por mi tío moreno de verga gruesa.

Luego tomó mi cabeza haciéndome para atrás para rebotar contra mi trasero. La verdad aguantó más de 40 minutos hasta que dejó dentro de mi su leche caliente.

Luego se volvió a poner boxer se veía de buen paquete y nos fuimos a dormir. Al día siguiente cómo no se despertaba hice el desayuno le di de comer a mi primo y a él. Después me pidió lo mismo “cuida a tu primo, arregla la casa y haces de comer”.

Se volvió a meter a su habitación de trabajó fue ahí que ya me sentía su mujer cumpliendo con todas las actividades. 

Para la noche entré a su habitación y ya estaba llena la tina de agua con aromatizantes y como era de piedra fue muy romántico con la chimenea encendida. Él ya estaba tomando su baño pero al verme se levantó mostrando todo su cuerpo semi velludo de huevos grandes escurriendo agua y se sienta a la orilla de la tina.

Yo me desnudé y entré poco a poco para ir a mamar esa miembro y huevos que enseguida tomó su tamaño máximo. Aún no podía creer que esos 20 CM se habían metido en mi trasero.

Era la primera vez que veía una verga fuera de su truza y erecta y me fascinó tanto que de un bocado entró toda y ya estando dentro de la tina se humedece mi cuerpo y mi entrada después me volteo me puso en cuatro dentro de la tina dándome por detrás.

Ahí me ardió un poco pero lo puse soportar después me puso a mamar de nuevo hasta que le saque la leche calientita. Al día siguiente mi primito se fue a desayunar con su hermano y al momento de cerrar la puerta mi hombre me tomo de la cadera me subió a la barra abriendo la piernas.

Era obvio ya me tenía muy rosado ya no aguantaba pero la posicione y lugares que ponía me dejaban ser y soportar sus estocadas con fuerza. Untó miel, me dio unos besos negros pero volvió a penetrar para dejarme la leche dentro ahí arriba de la barra desayunador ,con el culo bien reventado.

Recuerdo que me quedé como 5 minutos para bajarme de ese lugar. Ese día fue puro sexo desenfrenado

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)