🔥 Un relato exclusivo de Relaróticos 🔥

Les contare la historia de cómo mi concuño me rompió el culo; mi nombre es Luis, yo soy algo llenito pero de buen culo, nalgón. En México se conoce como “concurro” al cuñado de un hermano o hermana. Les contaré que yo nunca había estado con un hombre, pero me gustaba el porno gay en videos y/o revistas, todo esto sin que mi esposa se diera cuenta, obviamente.

Yo ya tenia yo tiempo de fantasear con mi concuño debido a una conversación que escuche entre mi esposa y su hermana contándole como Juan la lastimaba debido al gran tamaño de su herramienta, aunque nunca creí que podría pasar algo. Un día nos reunimos en la casa de mi cuñada como a eso de las 6 pm e hicimos una parrillada en su patio trasero; estuvimos tomando cervezas todos en familia.

Como a eso de las 2 de la madrugada nuestras respectivas esposas se fueron a dormir y solo no quedamos mi concuño y yo; él ya esta muy tomado y estábamos conversando cuando salió el tema de que le habíamos arruinado la noche porque por fin, después de una semana sin nada de sexo, hoy podría cogerse a mi cuñada. Yo le pregunté el por qué no habían tenido sexo.

La respuesta de Juan comenzó a excitarme, y es que me dijo que la ultima vez la había lastimado mucho. Yo en tono burlón le dije “la tendrás muy grande o qué” y su su respuesta me excitó aún más:

Juan: solo 23 cm — contesto riendo — pero aparte, como duré como 20 min minutos follándola la termine rosando y es que la cogí tres días seguidos… y tú, de qué tamaño la tienes?

Yo: la verdad, normal… como de 15 cm
Juan: pero sí debes poder coger toda la semana.
Yo: no, la verdad es que a lo mucho 1 vez ala semana lo hacemos
Juan: si yo pudiera me la cogería todos los días, pero por mi tamaño no me aguanta
Yo: has de andar bien lleno entonces
Juan: sí, pero ni modo
Yo: pues aplicar un puñetón
Juan: no me gusta jalármela, en ese caso preferiría primero un culo de hombre
Yo: pues si quieres aquí está el mío
Juan: neta si me dejarías cogerte? ¿A poco eres gay?
Yo: la verdad no lo sé ni me interesa definirlo; solo me excitan los videos de gay pero nunca e pasado de ahí.
Juan: pues si estas dispuesto…

En eso se levantó y se sobó el bulto que ya lo tenía totalmente erecto y efectivamente, aún y con ropa se deja ver una enorme tranca.

Yo: no, aquí no… podría vernos algún vecino o podría salir tu esposa o la mía.
Juan: no estoy dispuesto a esperar, ya estoy muy cachondo y sé que tú también.

Luego tomó mi mano y la puso sobre su bulto el cual instintivamente comencé a acariciar; nunca había tocado una verga y menos así de grande; le desabroche el pantalon y baje su cierre para poder liberar esa bestia que tenía entre sus piernas de pronto saltó una enorme verga comencé a acariciarla con ambas manos era enorme ya vez como si quieres dame unas mamadas

Sin decir nada comencé a chuparsela su sabor medio salado me gustaba intentaba metermela toda a la boca pero no me cabía; el empujaba mi cabeza contra su vientre para que me la comiera toda pero era inútil no me cabía en eso me dice quiero penetrarte lo cual que dije que no por podrían descubrirnos pero Juan ya estaba demasiado excitado y no estaba dispuesto a pasar otra noche sin coger así que se puso un poco tosco y me tomo por los hombros y me volteo mirando a la pared.

De un tajo me bajó los pantalones y los boxers sin oponer yo mucha resistencia; lubricó mi ano con un poco de su precun me recargo sobre la pared me tomó por la cintura acercó su cabeza a mi hombre me susurro al oído relájate para no lastimarte tanto

Sentí como su glande comenzó abrirse paso entre mis nalgas; por instinto con mis manos abrí mis glúteos para que pudiera llegar a la entrada de mi hoyo sin problema.

— Ya ves… cómo que no querías si se nota deseas que te coja — me dijo.

Yo le respondí «Sí, Juan… no sabes cuánto deseaba esto».

— O sea que ya me traías ganas putito…
— Si no sabes cuantas veces me masturbé viendo videos gay deseando que yo fuera el que penetraban y tu el que me estuviera cojiendo
— Pues hoy te voy a cojer

Entonces comenzó a empujar se glande contra la entrada de mi ano no pude evitar lanzar un quejido de dolor se detuvo y me dijo al oído «tranquilo… ya entró la mitad»

Yo sentía que me partía en 2 y no podía quejarme de dolor pues de pronto vino a mi mente que mi esposa dormia del otro lado de la pared donde me tenían recargado metiendome la verga. Esa sensación de adrenalina pensar que pudiera salir mi esposa y me viera con esa verga metida en mi culo recargado en la pared como una puta quien recibe verga en cualquier lado me excito mucho.

Sin notarlo arquee mi cuerpo para levantar mi culo hacia atrás lo cual el interpretó como que estaba listo para recibir el resto de su enorme verga y me la metió de un solo golpe; yo soporté el dolor se quedó unos minutos así en lo que mi culo se acostumbra al invasor.

Después comenzó a culearme un rico mete y saca que me hacía gemir de placer; me estuvo cojiendo por unos 15 min sin parar hasta que su respiración me indicó que estaba por venirse. Hubiera querido que se viniera adentro de mi pero terminó por echarlos fuera.

Me limpie, me subí el pantalón y me dijo «ya encontre quien me quite las ganas cuando mi esposa no pueda»; asi estuvimos cojiendo por unos mese hasta que todo tuvo un giro inesperado y me confeso que nos quería coger a los tres juntos juntos, a su esposa a mi esposa y a su putito. Lo primero ya lo logró pero ese es otra historia

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)