🔥 Un relato exclusivo de Relaróticos 🔥

Todo en empezó hace algunos años; debo aclarar que siempre eh sido grande; me describo soy alto, grueso, piel clara, cabello castaño, ojo miel, 18cm de verga con un grueso considerable y soy velludo.

A mi tío lo conocí hace varios años, ahora tengo 22, la primera vez que lo ví fue en la casa de una prima, ahí me enteré de su existencia y cuando lo ví era un manjar: alto, moreno claro, de esos cuerpo que eran de gym pero con unos kilos de más, era un monumento y además me miraba muy morboso, se agarraba la verga y se alzó la camisa mientras se sobaba el pecho, todo con cautela ya que andamos en la terraza de la casa de mi prima.

A la reunión de rato llegaron varios amigos así que me distraje y lo perdí. Pasaron varios días hasta que lo ví en la tienda donde me saludo y me regaló un bombón, y me dijo:

Tío: ¿qué estás haciendo?
yo: jugando, nomas.
Tío: ¿y en dónde vives?
Yo: bajando varias casa de dónde vive mi prima y su nieto
Tío: a ok, ya bueno yo vivo acá a la vuelta, ¿me puedes hacer un favor?
Yo: si claro
Tío: es que no encuentro hielo para el jugo, puedes comprar uno por hay y llevármelo yo te doy $1000 pesos pero me lo tienes que llevar a la casa.
Yo: bueno está bien.

Y entonces salí a buscar el hielo por la cuadra hasta que encontré y me dispuse a ir a su casa a llevarlo.

Yo: buenas señor, E (tío)
Tío: mijo entre, estoy en la cocina tráelo.

Cuando entré noté que vivía solo.

Tío: gracias, ya te doy tus $1000 voy al cuarto
Yo: bueno está bien
Tío: siéntate en la silla

Me senté a esperar que saliera para darme mi propina por el mandado.

Tio: mijo, entra acá al cuarto aquí tienes tus $1000 pesos, que tengo las manos ocupadas.

Cuando entro a la habitación estaba la luz apagada, pero entraba luz

Tío: mijo ayúdame y coja los 1000 pesos, están abajo de esto que estoy alzando (alzaba algo como especie de una maleta) y para poner coger el dinero tenía que darle la espalda.

Me metí entre sus brazos quedando totalmente delante de él cuando me dice.

Tío: empínate para que alcance

Cuando lo hago siento su verga de algunos 16 cm y de grosor normal, yo me hago el bobo y le digo que no los encuentro. Él solo me dijo “sigue buscando” y mientras estaba empinado me la pegaba más haciendo que yo ya estuviera muy excitado; así pasamos varios minutos, ya no puede más y le dije que sentía algo en mi espalda baja, y me dice que es su juguete, y valiéndome todo se lo agarré, él bajó sus mano y me comenzó a tocar mi cuerpo.

Él me dijo “acuéstate en esta colchoneta” y así lo hice, al tiempo que empezó él a tocarme y quitarme la ropa dejando solo mi trusa de carritos rojos. En cambio él se quitó el short y veo que no tiene bóxer por lo que de inmediato veo que sale ese pene moreno y enorme en comparación con el mío que aún no se desarrollaba.

Me dio miedo cuando yo me lo quedé mirando y me dice “chúpalo como chupabas el bombón” pero lleno de morbo me arrodillé y me lo llevé a la boca. No lo hice mal ya que era la segunda vez que me llevaba un pene a la boca, me dió asco pero sentí que con su mano tocaba mis nalguitas virgen y fue bajando mi pantaloncillo para seguirme accariciando suave las nalguitas.

Fue cuando me voltea y me acuesta boca abajo; me abrió mi nalguitas y soba con su dedo mi ano virgen. Sentí entonces algo húmedo entre mis nalgas, volteo y miro me estaba chupando mi culito provocando en mi un montón de emociones. Así estuvo varios minutos cuando me voltea y quedando boca arriba, alza mis piernas y comienza a rozar su verga con mi culito.

Entonces sentí un empujón en mi ano le dije que me dolía y siento el segundo empujón que grité duro y me tapó la boca y me dije que no gritara. Al ver que mi culo no iba a ceder a su verga me dice que se la chupe, está vez se acostó y me montó encima de él quedando en 69. Ese hombre jugaba con mi nalguitas y después de varios minutos me levanta y se comienza masturbar (aún recuerdo sus gestos y su respiración) en frente de mi cara acabando luego de 5 minutos y sentí entonces algo que cae en mi cara.

Cuando abrí los ojos vi que era su leche caliente en mi cara, cosa que me dió asco y casi vomito. Total, él me limpió y luego sacó del bolsillo de la pantalón un billete de 5000 pesos y me dijo “sal y siéntate en la sala, pero que nadie vea”.

Luego me dijo “si quieres que te dé más plata ven hacerme los mandados, pero no le digas a nadie, ¿va?” a lo que le respondí que estuviera tranquilo, pues no le diría nada a nadie.

Salí del cuarto senté espere como 5 minuto y él se asomó en la puerta y vio que que no había nadie y me dijo “ya te puedes ir” así que me levanté y cuando voy camino a puerta me dice “mijo, me lo cuidas que desde hoy ya es mío” agarrándome el culito que lo llevaba bien baboso.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)