🔥 Un relato exclusivo de Relaróticos 🔥

Tengo dos vecinos que son hermanos y se llevan como 5 y 4 años; la verdad es que no están guapos pero si tienen buen cuerpo porque practicaban fútbol, buenas nalgas y buena herramienta (eso lo descubriría después). El hermano mayor era muy serio, casi no hablaba, era de hecho medio mamón, pero algo tenía que me gustaba mucho.

El hermano menor era todo lo contrario, más platicador, hacía bromas y era todo un don Juan.

Los sábado después del fútbol siempre nos íbamos a tomar una chelas y a platicar como si nada, salvo que ese día que si tomaron de más y para llevarlos a sus casa tenía que prácticamente cargarlos de lo brios que andaban los hermanitos. Fue entre un amigo que también vivía en el mismo edificio y yo que pudimos llevarlos de regreso cargándolos, literalmente.

El trayecto no era largo pero si tedioso puesto que estaban muy pesados; yo llevaba al hermano mayor, que me abrazaba y me decía «te quiero, eres mi mejor amigo» ya saben como se ponen los ebrios, pues luego pasó de decirme cosas a darme un beso en la boca.

Afortunadamente mi amigo y el hermano menor iban más adelantados que nosotros y nadie nos vio. Yo mismo decidí no darle importancia pues yo pensé que no recordaría nada.

Al poco rato llegamos su casa y los dejamos dentro, por suerte mía no había nadie y yo ya medio excitado le dije a mi amigo que los lleváramos hasta su recamara con intenciones no muy buenas. Ellos compartían cuarto y en la habitación habían dos camas y un mueble que también compartían.

Mi amigo y yo los pusimos en sus camas, les quitamos los tenis, les quitamos los cinturones (obvio le pasé la mano por el tremendo paquetote que se cargaba y sentí su miembro un poco duro) y los tapamos con sus cobijas. Yo todo curioso y un poco excitado empecé a mirar sus cosas.

Mi sorpresa fue encontrar una revista de porno hetero en uno de los cajones del mueble y en la página central había una mujer desnuda y abierta de piernas esperando la polla tremendamente enorme que iba a penetrarla y quedé enamorado de esa polla descomunal y venuda.

Puse mi mano encima de la foto y que siento toda áspera la pagina, se habían corrido en la misma, mero donde estaba la polla y yo en mi calentura pasé mi lengua sobre lo áspero de la pagina saboreándome los mecos ya secos en la foto.

Mi amigo se me quedó viendo ya todo excitado así que me le acercó con voz baja y nerviosa y le dije “¿y si se las mamamos ahora que están dormidos?” Él solo movió la cabeza diciendo sí.

De inmediato me fui con el hermano mayor y lo empecé a mover para checar si no se despertaba o algo así; estaba nervioso pero más excitado, así que le quité las cobijas, le pase mi mano sobre su bultote y apreté de forma suave su polla; luego abrí su pantalón, bajé el cierre y metí la mano sintiendo bajo su bóxer un polla grande pero flácida.

No pensaba rendirme así que le di un masaje lentamente y lo miré para ver si no se había despertado pero, no todo bien. Yo seguí masajeando hasta que me atreví a bajarle el bóxer y al hacerlo vi esa polla morena, semi gruesa, con la cabecita descubierta y rosita misma que de inmediato y sin pensar llevé a mi boca. Le pase mi lengua por la cabecita que sabía un poco salada y olía a orín pero no me importo, tomé con mis manos su polla y le subía y baja el pellejo como masturbándolo y mamándolo a la vez.

Volteé a ver a mi amigo y él estaba en las mismas condiciones, con la polla del hermano menor en la boca tratando de que se pusiera dura.

Tardamos un poco pero el objetivo se cumplió, sentí como se puso dura esa polla, como creció de estar toda pequeña y flácida a tener un pollón de más de 20cm (no la medí solo calculé a ojo). Ya al verla toda erecta, palpitante y venuda, me di un atascón de aquellos; lo masturbaba, le pasaba mi lengua, me la metía a la boca, la succionaba, le mordía muy leve el glande rosita.

Yo ya quería metérmela en el culo, pero me dio pena con mi amigo. De repente sentí como se movia mi vecino, me dio miedo pero aún así no me sacaba la polla de la boca y al poco rato después de estar mame y mame sentí como su pelvis me empujaba la polla al ritmo de mis mamadas, me di cuenta que ya estaba despierto peor no abría los ojos, eso me excitó demasiado pues significaba que le estaba gustando.

Me metía la polla tan adentro que yo casi vomitaba, pero me aguanté con ojos llorosos y seguí mamando y mamando hasta que puso su mano en mi cabeza y empujó; yo casi vomitaba y con dificultad por su mano saqué la polla porque sentía que no respiraba.

Derrepente los dos hermanos se despertaron y yo pensé que nos iban a golpear o algo peor, nos dio miedo, pero afortunadamente no fue así, se desvistieron y se dieron un besos entre los dos, eso me excitó mucho pues no pensé que hicieran eso. Al parecer les gustaba el incesto y ya lo habían practicado anteriormente, pero bueno esa es otra historia.

Nos dijeron que nos desvistiéramos y eso hicimos; rápidamente me despoje de todos y sin que me dijeran más y me recosté en la cama del mayor y apunté el culito al aire como esperando su polla, pero el hermano mayor tenía otros planes pues me volteó boca arriba, me abrió de piernas y me colocó como en la foto de la revista porno que había encontrado.

La neta su polla era exactamente igual que la de la foto y yo estaba vuelto loco pues ya quería sentir esa polla entrar en mi orificio apretadito y palpitante.

Él me escupió en mi ano y pasó su lengua sobre mi trasero y con su movimiento me hizo ver estrellas del placer, nunca me habían dado un beso negro. Era todo un profesional que sabía lo que hacia y yo estaba a punto de venirme cuando se levantó de mi colita, me vio, me dio un beso de aquellos que te hacen sentir en las nubes y yo quedé perdidamente enamorada del hermano mayor.

De pronto me vio a los ojos, bajó la mano y jugueteando con la polla la fue acercando a mi ano e intentaba meterla pero me dolía pues estaba yo muy apretadito y aún más nervioso; entonces escupió más hasta dejarlo muy lubricado y luego, dando un sencillo empujón, entró la cabecita provocando en mi gran dolor.

Estaba yo tratando de aguantarla y no gritar, y así fue metiéndole poco a poco ese tronco en mi culo mientras yo solo sentía dolor placentero; hasta que logró meterla toda fue que se quedó inmóvil y dentro de mí como un minuto. Después empezó el jugueteo de meter y sacar despacio, algo que yo disfrutaba.

Se acostó sobre de mi yo abierto de piernas abrazando a ese machote sintiendo todo su cuerpo sobre el mío, sentía su sudor, sus latidos, su aliento, sus besos, su olor a macho, sus embestidas que cada vez iban siendo más fuertes y que abrían todo a su paso; yo toda enamorada de ese machote y él penetrándome tan rudo y tan cursi que hasta me olvidé de mi amigo.

Así estuvimos un rato; mi amigo gemía y gemía pues el hermano menor le estaba metiendo y sacando su polla, que al verla note que la del hermano menor era más grande, pero yo estaba muy contento con la polla que me tocó.

Después de un ratito el hermano mayor me abrazó y me cargó yo con mis piernas alrededor de él y él subiéndome y bajándome me penetraba a la vez que me paseaba por todo el cuarto.

Después me aventó a la cama, me abrió de piernas otra vez y me penetró él de pie y yo acostado todo abierto, posición en la que empezó a meter y sacar muy rápido haciendo que ambos gimiéramos y gozáramos como locos. Fue ese el momento en el que yo me corrí en mi vientre y él gozó con mi corrida y gemía aún más, con una respiración acelerada que solo alcanzo a decir «los quieren dentro o fuera» yo solo le contesté «donde quieras amor”.

Sentí su corrida dentro de mi, cómo palpitaba su polla y sentí algo espeso y caliente salir de mi ano. Él se dejó caer sobre mi cuerpo con la polla aún palpitante y dentro de mi mientras que yo solo lo abracé con mis brazos y piernas y le dije «no te salgas de mi todavía… ahí déjalo dentro».

Así nos quedamos unos minutos y sentí como su polla se fue haciendo flácida y se salió sola de mi. Después no besamos como si nos amaramos y me dijo “ya vístete”. Mi amigo y yo terminamos todas satisfechas y llenas de mecos, pero sobre todo felices pues logramos lo que queríamos.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)