Un relato exclusivo de Relaróticos.com

Todo empezó cuando mi hermanastro y yo teníamos 17 aproximadamente. Su papá y mi mamá son pareja y a partir de ahí construimos nuestra familia y juntos nos fuimos de vacaciones.

Cuando llegamos al hotel su papá nos registró a él y a mí en una habitación para nosotros solos. a la que luego de registrarnos nos fuimos a nuestras habitaciones cada quien. Su papá nos dijo a todos: «báñense y nos vemos a las 8pm para ir a cenar».

Mi hermanastro y yo fuimos a nuestra habitación y una vez dentro él se metió a bañar mientras que yo aproveché para masturbarme (cabe aclarar que no era la primera vez que teníamos sexo, pero era raro porque a veces nada más no había nada de nada).

Mientras él se bañaba, yo agarré sus boxers y me empecé a masturbar mientras los olía y en eso estaba cuando de repente escuché que la puerta del baño se abría. Lo que hice fue meterme bajo las cobijas de mi cama con la verga bien parada y sin playera. Él desde la puerta del baño me habló

– Métete a bañar conmigo. Ya son las 7:20 y tenemos que estar a las 8 afuera con mi papá.

La verdad yo no quería salir de la cama porque si salía me vería mi verga erecta y me daba cosa pensar en eso (aunque la idea me excitaba demasiado) A lo que le respondí

– No, te espero; mejor.
– ándale, métete. Si quieres me doy la vuelta.

Eso me calentó demasiado así que accedí. Me salí de la cama, tomé mi toalla y me metí con él. Antes de meterme a la ducha le dije «Solo volteate tantito porque se me paró» y él solo río y me dijo «vale, ntp».

Pasaron unos minutos y todo parecía ir bastante seco, yo seguía a full con mi erección. No sé me bajaba por nada del mundo. Hasta que en eso mi hermanastro me dijo «¿Me tallas la espalda?».

Tomé la barra de jabón de su mano y empecé a enjabonar su espalda. Mi verga bien parada se paraba aún más, sentía como me bombeaba la sangre a tope. No me pude aguantar y también enjabone sus paraditas y redondas nalgas y fue ahí cuando pude ver que él también la tenía bien parada.

Mi excitación era tan fuerte que no me aguante a tocar sus nalgas con mi verga bien dura. Noté que él empezó a respirar de una forma agitada.

LO MÁS RECIENTE

Se volteó y fue ahí cuando pude ver al 100 su verga parada y gruesa. Me besó y me agarró la verga y me masturbaba mientras nos besábamos. Luego lo alejé y me fui besando su cuello, bajé al pecho, al abdomen (que lo tenía super marcado) y luego llegué a su verga y comencé a chupársela como loco.

El gemía de placer y yo con mi mano me masturbaba mientras tenía su verga en mi boca. Luego él me paró y comenzó a chuparmela a mi. Así estuvimos un rato. Hasta que se puso jabón en su verga y se acostó en el piso de la ducha y me dijo «¿Te la meto?» a lo que yo respondí «¡Por favor!» y soltamos ambos una carcajada.

Me estuve estimulando mi ano con mis dedos hasta que me senté en su verga. Me dolía un poco pero era tanto mi excitación que me aguante y después de unos minutos empecé a gozar cada centímetro.

Él me la metía y me la sacaba tan lento al principio pero luego que empezó a entrar con facilidad lo hacía más fuerte y rápido. Luego cerramos la llave de la regadera y nos salimos.

Lo aventé a la cama y me senté otra vez en su verga. Ambos gemiamos tan rico de placer. Nos besábamos, me daba nalgadas mientras me cogía. Cambiamos de posición hasta que me dijo al oído «ya voy a acabar».

Lo primero que hice fue sacar su pene de mi culo y llevármelo a la boca y comencé a chupar hasta que soltó todo su semen caliente en mi boca. Con el semen en mi boca, lo besé y aunque al principio él se resistió después se dejó llevar tanto que se tragó su semen junto conmigo.

Luego el me masturbó hasta que terminé sobre mi propio abdomen. Lo limpió todo con su lengua y de nuevo nos besamos. Nos vestimos súper rápido y salimos del cuarto para reunirnos con los demás. Esa noche mi culo lo sentía abierto pero rico.

Al terminar el día nos fuimos a dormir y vimos que su cama estaba mojada pues cogimos ahí sin siquiera secarnos antes. Así que ambos dormimos en mi cama, sin playera, solo en boxers ambos. Al día siguiente solo nos mamamos la verga al despertar hasta terminar.

Hoy en día tenemos 20 años, ya no somos hermanastros pues nuestros papás se separaron. Ya casi no lo veo pero cuando llego a verlo sigo pensando en hacer cosas sexosas con él. Él tiene novia pero aún no olvido como me cogió varias veces y ese día como nos tragamos nuestros semen.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)