Hola a todos los lectores de Relaroticos. Me encanta esta página y quiero contarles la historia de cómo empecé a follar con Pablo, un vecino de donde yo vivía. Resulta que mis relaciones son bastante discretas pues me considero hetero de closet, siempre me he cuidado ya que tengo una imagen que mantener, aunque algunas veces he tenido pequeños deslices; el hecho es que Pablo, mi vecino de más de 40 años, nunca me ha querido decir la edad, es casado y con dos hijas, y en uno de mis deslices se dio cuenta accidentalmente de mi homosexualidad, por causa de un amigo bocazas.

Esto ocurrió en enero, a mediados de ese mes. En esa ocasión fui a la tienda por una máquina de afeitar cuando mi vecino don Pablo me llamó : «Esteban, venga que necesito saber si usted puede ayudarle a Milena con la tarea del cole», yo asentí y quede de pasar más tarde a las 2, cabe aclarar que era domingo.

Después de arreglarme y organizar unas cosas en la casa, fui a donde don Pablo y al entrar noté que estaba solo, pero él me dijo que Milena llegaba más tarde. Una vez adentro empecé a sentirme incomodo, él trajo un par de cervezas y empezó a hablar de temas no muy interesantes, yo me estaba empezando a aburrir y le dije que más bien cuando llegara Milena, su hija, me llamara, él respondió: «Pa qué te vas, no te podes quedar conmigo» yo le dije que paque, entonces él me dijo que una palomita por ahí le habia comentado que yo era gay.

Yo lo miré extrañado y le dije que quién habia inventado el chisme, él me respondió que no era chime y que yo tenía que pagarle o si no le iba a contar todo a mi familia y amigos… yo me enfadé y le dije que no le iba a dar ningún dinero y que se lo contara a el que quisiera, entonces él me dijo: «calmate Esteban, yo no quiero que me des plata, yo quiero otra cosa muy diferente».

Yo le dije que entonces qué, él se levantó y me dijo rudamente: «quiero culiarte»… págame de esa manera y nunca te delatar. Yo lo miré de arriba abajo, nada atractivo, la cara parecia la de pingüino y era bajo y rechoncho. Le dije que no, entonces él tomó el teléfono y empezó a marcar a mi casa. Le dije que no marcará, pero que él también tenía qué dejarse penetrar, él me respondió: «claro que si papito».

LO MÁS RECIENTE

Ahí fue cuando yo me excité y empecé a acercarme, él se me abalanzó y desesperadamente empezó a desnudarme casi rompiendome la ropa mientras susurraba: «ahora este culo es mio papi», yo me excitaba más y más, a pesar de su fealdad, era en extremo peludo, pero apenas vio que yo le correspondia, me mandó la mano al ano y empezó a acariciarlo, al fin terminamos de desnudarnos e inmediatamente se arrodillo a chuparme la verga desesparado, lo hacía tan bien que toda mi verga entraba completa a su boca una y otra vez hasta que me hizo llegar, y muy entusiasmado se tragó toda mi leche.

En eso se levantó y fue a la cocina, cuando regresó venía con un par de pastas, lubricante y agua (estaba como preparado), tomándose una me ofreció la otra, yo accedí e instantaneamente mi verga ya estaba erguida y orgullosa otra vez, él me dijo que se la levantará, la tenia toda flácida, yo empecé a chuparsela y en poco tiempo se le paró, para mi sorpresa la tenia grandisima, por lo menos 18 cm o mas, y esta gorda y robusta, aunque perdida en un mar de pelos negros.

Él me dijo «culeame tú primero por que cuando yo te la meta vas a sentir los que es bueno» y se voltio, viendo su negro y peludo trasero me dio pereza bombearle, asi que me sente en un sillon mientras con mis dedos le aplicaba lubricante y le ordené que se sentara en mi verga, él me obedeció y empezó a sentarse lentamente mientras yo guiaba me polla entre ese bosque de pelos.

Apenas empecé a sentir su hambriento ano, él se dejó caer y mi verga se introdujo toda en su ano libarando un gemido poco sensual, era bastante pesado y estrecho, cosa que me encantó, entonces empezó a subir y bajar lentamente, hasta que volví a llegar. Después de esto me ordenó que me colocara en cuatro y empezó a metermela durante mucho rato (nunca habia estado con alguien que durara lo que este duró) hasta que llegó.

Lueg de eso, me bañé en su baño, me vestí y me fuí. Lo paradójico es que ahora él se mantiene llamándome y me dice que no le cuente a su familia lo que se de él, por tanto su casa se ha convertido en un lugar apreciado para llevar a mis parejas y el pago lo terminó haciendo él…

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  o da clic aquí y llena nuestro formulario. Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)