Un relato exclusivo de Relaróticos.com

Les voy a contar la experiencia más morbosa que me pasó en la preparatoria. Actualmente tengo 21 años, pero esto me pasó cuando iba en 4to semestre de prepa y tenía 17 años. 

Me describo brevemente: soy algo alto (1.76), tengo ojos café claro y siempre me gustó conservar una buena figura, solo tenía mis abdominales, las piernas y mis nalgas bien definidos porque salía seguido a correr.

Todo esto pasó un día cuando tenía clase en un laboratorio de cómputo, mi clase era de 4 horas, pero el maestro solo nos explicaba el trabajo y se iba, a veces regresaba como 30 minutos antes de terminar la cuarta hora o a veces ni siquiera regresaba.

En cuanto llegué al salón, el maestro ya tenía los ejercicios en el pizarrón y nos dijo que no iba a regresar, le pidió al jefe de grupo que al terminar la clase cerrara el laboratorio y le diera las llaves a la prefecta.

Mientras todo eso pasaba, yo ya estaba terminado mis ejercicios, no pasaron más de 20 minutos cuando se fue el maestro y yo terminé, le dije a mi amiga que copiara todo y que la veía en la cafetería y que se levara mis cosas.

Cuando salí del laboratorio fui al baño, pero cuando llegué vi que lo habían lavado recién, así que estaba cerrado, pero como ya no aguantaba, tuve que abrir la puerta con mi credencial de la escuela, cuando entré, luego luego cerré la puerta para que nadie me viera.

Terminé de orinar, me lavé las manos y cuando iba a abrir la puerta para salir escuché ruidos al fondo, me di media vuelta y fui a ver que era, cuando llegué al último cubículo me quedé impactado, había 4 chavos dentro, 2 de ellos grababan a otro mientras recibía un grandioso oral.

Yo no sabía qué hacer o qué decir, inmediatamente uno de los que estaba grabando me tomó por detrás y me tapó la boca, yo la verdad no puse resistencia porque sabía que iba a pasar algo bueno.

Otro de los chavos dijo «hay que desvestirlo», luego de decir eso me comenzaron a desabrochar el pantalón del uniforme, a ese punto yo ya tenía una gran erección que cuando me bajaron el pantalón y el bóxer, mi verga dio un gran salto.

Dos de ellos se hincaron a darme un oral, yo me sentía en las nubes, el chavo que me tapó la boca ya me la había destapado y me estaba ahorcando de manera erótica, algo que a mí me encanta mientras que el otro amigo solo nos miraba y se masturbaba viendo tremenda escena.

En eso comencé a sentir los dedos del chavo detrás mío tratando de metérmelos, me metió uno a uno hasta yo tener 3 dedos dentro, después de eso los sacó y me echo saliva para lubricar.

Yo creí que me iba a volver a meter los dedos, pero me metió su vergota de golpe, al principio me dolió que hasta pegué un grito, después de eso comenzó a meter y sacar su verga tan rico que el dolor ya era placer.

El chavo que se estaba masturbando comenzó a besar al que estaba detrás de mí, los otros 2 seguían hincados chupándome la verga.

Después de un gran rato comencé a sentir que se estaban vaciando dentro de mí, eso me gustó tanto que casi al mismo tiempo me vine en la boca de uno de los que estaba hincado, y los otros se vinieron al poco tiempo.

Yo quería hincarme a limpiarles la verga, pero se escuchó que alguien quería abrir la entrada de los baños, así que todos nos metimos a un cubículo.

Al final no era nadie, ya no hicimos nada más, solo me pidieron mi número para volver a repetir todo eso, pero en otro lugar más tranquilo. La verdad se volvió a repetir muchas veces, pero como dicen, eso ya es otro relato…

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  o da clic aquí y llena nuestro formulario. Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)