Un relato exclusivo de Relaróticos.com

Como ya lo mencione en el relato anterior me convertí en el novio de mi ex-profesor de matemáticas, también está el hecho de que soy de los pocos que aguanta su verga de lata o al menos eso me dice. Ver la primera parte.

En la escuela fingimos una relación normal de maestro y alumno, pero casi diario cogemos como locos en el cuarto que renta, una de las experiencias más excitante fue coger el el jardín botánico de mi estado.

Así empezó todo, un día el me comenta que entre sus fantasías más deseadas era coger al aire libre, le comenté que el problema es la gente que te puede descubrir pero eso lo hace más excitante obviamente.

Fue así que nos pusimos de acuerdo e inventamos una excusa para ir al jardín botánico; nuestro viaje fue sencillo fuimos en su bocho (ay ese bocho también a visto bastante de nosotros, pero eso lo contare después).

El jardín se encuentra como a 40 minutos de nuestra colonia, así que no fue tardado, ese día era soleado había algo de gente pero no mucha eso nos alegró.

Llevamos unos bocadillos y al llegar empezamos a caminar; el lugar era hermoso y grande, primero nos sentamos en una bancas y pudimos ver un lugar donde poner nuestra manta para no ensuciarnos.

Ya sentados ahí platicamos un rato y nos besábamos, yo empecé a acariciar su bulto se empezó a poner duro, le dije que estábamos solos que vigilará bien así que le bajé el cierre y saque esa hermosa lata de carne.

Le empecé a lamer el glande él gemía y me decía que era increíble mientras yo podía sentir como latía su verga cosa que me encantaba aunque era difícil lograr meter esa verga en mi boca pero ya con relajación y práctica pude saborear más cada vez.

Así estuve un rato hasta que llego una pequeña familia, él me dijo que buscáramos otro lugar así encontramos un árbol, ahí le seguí mamando su verga mientras él me metía los dedos tan rico que se empezó a lubricar mi pene.

Ya con los pantalones a media nalga y sus dedos en mi culo quería que me cogiera, él me levanta se agacha y me empieza a lamer el culo de una forma deliciosa me ya me entraba 4 dedos ya estaba más que dilatado.

Se levantó y empezó a meter su verga a mi culo ya estaba en ese lapso de dolor/placer, él se frena y me dice «vamos a una banca, casi no pasa gente al parecer».

Así lo hicimos, fuimos a la banca y si está solo, así que se sentó yo me medio quité el pantalón y me senté en él, para luego empezar a meter y sacar de una forma increíble su verga lata mientras que yo trataba de no gritar.

Se podrán imaginar ustedes que la excitación y la adrenalina estaba a todo lo que da, él me dice «ya voy a venirme» le dije «hazlo en mi culo, lléname de tu leche» y dicho lo anterior solo sentí palpitar su verga adentro de mi y un líquido caliente avanzando dentro de mi.

Él exhalo, lo besé y le dije «ese es mi macho», mi pare y le pedí que vigilará mientras me puse de cuclillas para pujar y así salió su rica leche de mi culo, me limpié, me puse bien los pantalones, ya sentados en la banca me dijo que era increíble.

Nos besamos y tomamos nuestras cosas para irnos. Así fue mi rica experiencia en outdoor con mi novio.

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  o da clic aquí y llena nuestro formulario. Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)