Un relato exclusivo de Relaróticos.com

Cuando tenía como 17 años entré a clases de natación cerca de mi casa así que me iba caminando. Yo tengo una estatura media 1.72 de piel apiñonada, cabello oscuro; dicen que soy guapo aunque reconozco que no tengo un cuerpo atlético pero me veo bien.

Al mes de estar en clases cambié de horario porque estábamos en vacaciones; un día ya terminando de ducharme y vistiendo sentí una mirada y cual es mi sorpresa que al voltear, veo a mi ex-maestro de matemáticas, un hombre de unos 42 años, alto 1.83 mts, moreno, musculoso es originario de Oaxaca, sus rasgos son de un chacal muy bien trabajado la verdad, siempre me pareció sexy.

Yo le sonreí ya que no esperaba verlo ahí, nos pusimos a platicar, él ya estaba terminando y yo todavía estaba en toalla; fue así que noté que me miraba mucho el culo, el me comentaba de la escuela y que era bueno que hiciera deporte.

Ya estaba acabando de vestirme, me preguntó que adonde iba y yo le mencioné que a mi casa, me dijo que pues él vivía cerca y podía acompañarme. Yo acepté.

Ya en el camino me pregunta si tenía novia, solo sonreí y le dije que no.Yo noté que sonreía mucho, pasamos a un Oxxo y él compró unas cervezas me dijo que fuéramos a tomar atrás de un terreno amplio con algo de árboles a lo que yo acepté.

Fue entre plática que me dijo que tenía yo muy bonito cuerpo y si hiciera más ejercicio estaría increíble. Le dije que él tenía un cuerpo muy sexy y él se levanta y me dice que no tanto.

Entonces se baja el pants y deja al descubierto unas nalgas increíbles, hermosas y duras, él me dice «toca si quieres» y yo por inercia empecé a tocar.

— Estás increíbles — le dije.

Él se agacha un poco su cabeza y me besa. Entre besos le empiezo a tocar su verga y noto que se empieza a ponerse dura. En ese momento escuchamos un ruido, eran unos señores con sus perros por lo que disimulamos un poco.

El me comenta que estaríamos más cómodos en el cuarto que renta así que fuimos y al entrar al cuarto me empieza a besar como loco, yo le acariciaba su abdomen marcado y sus brazos tan grandes.

Se quitó la polo que llevaba y dejo ver un era un cuerpo lampiño, lo empiezo a besar desde su pecho hasta su abdomen bajo ya al llegar a su abdomen bajo, le baje su short y su bóxer, quedé maravillado era una verga peculiar, no era larga a lo mucho 15 cm, morena pero su diámetro era como ver una lata de refresco, su cabeza era grande pero como en forma de cono, sus huevos ni hablar eran grandes y colgaban como los de un toro.

Tan solo de verla se me hizo agua la boca, nunca había mamado así una verga, era un sueño. Confieso que fue difícil pues se cansó mi mandíbula, fueron 10 min.

Sin mentir pero logré meter su pitó lo más posible a mi boca, gemía como loco del placer , eso me éxito tanto que me empecé a meter mis dedos al ano y él lo noto, solo vi que se lamió los dedos y empezó a metérmelos fue brusco al principio, pero tomó un ritmo pues debía dilatar bien mi culo para que su verga lata no me lastimarla.

Él se sentó en su cama ya desnudo me volteo de espaldas, me abrió el culo con dos manos y empezó a meterme su verga, paré un momento y le pregunté si tenía condones, pero él me dijo que se había hecho pruebas por lo de un trabajo y todo salió bien el me preguntó lo mismo le dije que solo había cogido con condón era mi primera vez a pelo asé que no había peligro.

Siguió con lo que estaba haciendo, me dolió mucho aunque estaba dilatado era doloroso y solo la había metido un poco siguió metiendo y sacando, yo con temor me sentaba en él pero después del dolor inicial siguió un calor con placer que no puedo explicar, ya sentía un placer.

Él seguía gimiendo era un gemido de macho, se acuesta me volteo para ver su cara me empiezo a meter su verga en mi culo, empiezo a mover mi culo de arriba hacia a bajo, se inclina hacia enfrente para besarnos el empieza a bombear como loco es increíble toco sus brazos lo beso como loco.

Estuvimos haciendo mas posiciones cuando él me dice «no aguanto más, me voy a venir» se para me pongo de rodillas frente a esa verga tan increible, gime tan fuerte que parece que ya a estallar y es así salen bastantes chorros de leche calentita el sabor era increíble y la cantidad llenó mi boca, cara, goteaba a mi pecho.

Yo no quería desperdiciar ni una gota de leche me trague todo hasta lo de mi cara y pecho, cada gota era increíble, solo vi la cara de mi ex-profe de satisfacción se sentó en la cama y sonrió, me dijo «ahora seré tu macho y tu serás mi culo de planta».

Yo sonreí y le dije que obvio, un macho como él no se encuentra tan fácil y no lo dejaré ir, así que se levantó al baño me dijo que fuera con él teníamos que bañarnos.

Yo fui de tras en el baño en donde apenas cambiamos los dos me confesó que lleva casi dos semanas sin coger que fui lo que que necesitaba, después nos aseamos y nos vestimos, me fui para mi casa un poco adolorido pero con una sonrisa en mi cara, ah y si tienen duda seguí cogiendo con el hasta que se fue a otro estado y si fuimos novios.

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  o da clic aquí y llena nuestro formulario. Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)