🔥 Un relato exclusivo de Relaróticos 🔥

Salíamos a las seis de la mañana a obscuras en un tractor mi papá, mi hermano, mi tío y yo. Leugo de un rato terminamos de juntar leña. Eran como a las tres de la tarde cuando mi papá y hermano se fueron de regreso en el tractor.

Entonces mi tío y yo nos devolvimos en el remolque sobre la leña con unos costales para evitar lo incómodo de las ramas. Mi tío era divorciado a sus 44 años panzón, barbón, cada que podía me daba una nalgada o me agarraba un pectoral con una mano diciéndome «estás bien chichón o nalgón» dependiendo. Lo hacía en forma de juego.

Regresando a ese día que íbamos casi a costados y por el camino irregular el tractor avanza lento y con mucho ruido. Yo sentí esa mirada de mi tío. De la nada dice «tengo ganas de orinar» y se sacó su verga.

No pudo orinar, me ayudas regresando acomodando casi en mi cara, se la mame era de un tamaño considerable y grosor regular. Se la jalaba con la mano y iba jugando con la cabeza de lo excitado y emocionado no aguanto mucho y se vino en mi mano manchando se pantalón. Al llegar por pena que lo vieran se fue sin despedirse y nadie lo vio.

A la próxima semana me encontraba solo con camiseta de tirantes y boxer, tocaron la puerta era mi tío a la mejor sabía que estaria solo. Me dio un abrazo y como está chaparro a la altura de mis tetillas su nariz quedaba en medio y mis pectorales que se veían como senos.

Se quedó un rato abrazándome. El tirante me lo movió a un costado y estuvo mamando me la tetilla moviendo sus bigotes provocando cosquilleos en mi. Me quise soltar pero no pude. Él era más fuerte.

Se puso aún más lujurioso y se pego a mi. Ya excitado empece a disfrutar como con sus manos apretaban mis pechos lampiños. Entonces me acostó en el sillón se desnudo.

Estaba muy velludo y me puso en cuatro dejándome ir su miembro a golpe. Yo, escuchando esos golpes de aplauso y respiraciones muy agotada me calenté más. Él solo estaba diciendo «estás muy nalgón mmm» y con sus dos manos me abría y empujaba más.

Así estuvo un rato hasta que terminó aventando leche dentro de mi. Él quedó feliz y contento. Cada ves que se puede o quiero lo hacemos ya llevamos varios años

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Publicado en: Gay

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)