Empezaré con mi descripción. Soy moreno, alto 180 CM no feo pero tampoco guapo, dentro del estándar Méxicano. He trabajado como seguridad privada por 4 años dentro del aeropuerto de México. Soy serio con conducta tranquila.

A principios del año 2022 por decreto presidencial aumentaron la vigilancia del aeropuerto con personal de Guardia nacional y de Marina que son de la secretaria de defensa nacional. He visto varios elementos en forma dedicados a su trabajo he igual tanto joven y personal que está a punto de su pensión aún no muy viejos.

Con el pasar de los días conocí a Luiz elemento Marino. Con playera polo gris pantalón de comando color café o beige con un buen porte entrando a sus 20 años. Salido de la academia de capacitación le asignaron el nuevo servicio del aeropuerto.

De primero muy serios estrictos en sus horarios al pasar de los días y al ver qué nuestra área era muy solitaria tomamos confianza. Yo me encargaba de solo una puerta que conecta ala plataforma, este es un elevador de carge y descarge de mercancía de diverso tipo. Es una área grande pero como un cuarto y los laterales hacen tipo z.

Es difícil es decir que está a la vista de todos pero escondido y se percata uno desde que entran a la primera zona. En el día hay mucho movimiento solo revisamos lo que ingresa mediante oficio. Por la noche era un lugar vacío y solitario. Desde las ocho hasta las 5 am solo iba supervisión.

Aún así era muy raro que pasarán. Para hacer más rápido el turno y ayudarnos nos cuidamos para dormir en una silla improvisada. Para turnarnos por hora depende como nos poníamos de acuerdo. Tantas veces que lo vi y saber sus historias me hizo ir conociendo a Luis. Poco a poco me fue interesando su pelo corto, su abultadas nalgas, etc.

Era muy nalgón por ello sus compañeros también querían algo de él, pero siempre se supo dar a respetar así que eran leves sus insinuaciones con él solo la nalgada de amigos. Al pasar de los días en turno de noche lo vi preocupado, no quería hablar. Ya que era noche dijo «apoco si estoy muy nalgon».

Se notaba molesto «un mandó llamar un viejo ya me las pidió y que si no pasaría hacer el apeste del grupo y de puta no me bajaran, que por el salí en los comerciales del aeropuerto y que por él existo aquí. Yo le tengo estima al servicio a mi carrera pero nunca pensé que viniera a provocar bajos instintos menos, en los compañeros».

Le contesté «tranquilo, aveces los mandos suben o bajan depende de su misma gente. Si te lo está diciendo es que por qué ya lo a hecho con otros elementos y considerarlo que es solo es sexo. No pasará de eso. Nadie tiene porque pisotear tu autoestima…»

«No creo que le convenga – continúe – al señor que se sepa por sus familia y su cargo. Si de plano se te hace muy difícil esa situación, repórtalo. Si te traerán un rato como castigado, sé que no tienes la culpa, pero así son a los mandos. No va les digas NO, es su lema. Creo. Solo será un rato. En pocas palabras tu tienes la decisión.

No lo vi casi una semana. Era un martes que lo volví a ver. Me dijo «Oye qué Crees? el mando ya está viejo y me mandó a traer a su oficina. Me pidió que me bajara los pantalones con solo verme y tocarme. Con eso se vino el señor pues ya es de la tercera edad. El pedo fue que me ganó la risa y me suspendió dos días. Ya estoy tranquilo».

Y decidido siempre con porte y elegancia mi amigo pelo corto. Pasaron las horas exactamente a las nueve pasaron los dos supervisores el del y el mío… Sin novedad.

Se retiraron. Me preguntó «¿vas a salir a cenar?» Yo le dije «no traje dos tortas y un café para la cena de media noche. Hay que empezar a cuidarnos. Tú duérmete y después tu me cuidas. Yo acomode mi silla a una esquina el estaba cuidando la entrada. «No te apures acaban de pasar» le dije.

Terminando me de acomodar sentar el enseguida se bajó el pantalón a media rodillas sentándose arriba de mi solo en bikini de hombre color negro que pasa por qué lo haces restregando me sus nalgas duras en mis piernas inmediatamente me la puso dura

Todos quieren esto he visto como me miras y si voy a perder la virginidad que sea con alguien que conozco. Sus nalgas frotando mi paquete envolviendo subiendo el biquini en verdad eran grandes y duras. Entonces e escuchó algo de ruido y se puso de pie asomándose muy poco.

Por el movimiento sus nalgas quedaban a mi altura observando que el bikini lo traía bien metido en su raya. Eso me éxito, que su piel de manos y cara eran morenas y su culo blanco marcado de esos que casi no les da el sol. Era esponjoso con bellos muy pequeños casi lampiño.

Le baje el bikini le empecé a dar besos negros abriéndolo con las dos manos. Con la punta de la lengua jugaba con su asterisco humedeciendo lo cada vez pedía más tomaba mi cabeza la restregaba en sus nalgas. «Ahora se por que no aguanto tu mando… tienes mucha nalga estás mejor que varias viejas» le dije.

«A ver tu miembro» me pidió y se lo mostré. Él quedó sorprendido y le brillaron los ojos. «Nunca he visto una así de grande y gruesa, a parte negra». El cabrón culón me tenía arrinconado en la esquina Jalandomela.

«Es lo que querías, no?» me dijo retador. «¿Crees que entre de que entran estos 24 CM?» le respondí. No había duda, apenas ese culo grande para mi verga grande. «Pero siéntate, a si me excitas más y creo cabe mejor» me dijo y yo le hice caso.

Él solito y decidido a terminar con su virginidad, se fue clavando solo mi verga dentro de él. Conforme iba entrando iba forzado y apretado su culo. Los dos pujamos pero entro todo.

Sus duras nalgas como me exprimian jalando mi miembro con fuerza. En varias ocasiones sentía que me desmayaba pero el sondio del rebote me hacía regresar a embestir esas nalgas exquisitas. Yo empecé a sudar todo el cuerpo y ese culo se sentía caliente, más que yo.

Lograba sentir lo húmedo que estaba su agujero, de las pocas sensaciones maravillosas que tendré en mi vida. Así siguió cabalgándome hasta que me dio el último apretón con su culo sacando toda la leche caliente. «Que rico» me dijo.

En ocasiones lo veo parado y no puedo creer que ese culote soy yo quien se lo está comiendo. Ya llevamos tres mese y se hizo adicto a mi verga y yo a su culo así que nos buscamos a cada rato.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)