🔥 Un relato exclusivo de Relaróticos 🔥

Hola, qué tal; mi nombre es Jesus Gonzalez y tengo 30 años de edad y soy originario de Monterrey, Nuevo Leó. Les quiero platicar de mi relato erótico que nunca voy a olvidar con mi padrastro el plomero.

En mi familia nunca hubo una figura paterna ya que mi padre abandonó a mi mamá junto con mis hermanas y a mi; yo apenas era un bebé de meses cuando mi padre nos abandonó y mi mamá tuvo que trabajar muy duro para sacarnos adelante a mis hermanas y a mi.

Mi madre tardó muchos años en tener una pareja sentimental ya que no tenía tiempo por su trabajo; pasaron los años y al yo ir creciendo solía auto explorar mi cuerpo masturbandome viendo a escondidas revistas porno que mi amigo de infancia Luis le robaba a su papá y él me las regalaba.

En entonces me exitaban las tetas y vaginas y la forma en cómo los actores de las revistas follaban a las actrices porno. ¡Ufff! era excitante para un niño de 11 años. Si mal no recuerdo en ese entonces mi madre habló con nosotros y nos dijo que había conocido a un señor con el cual ella estaba saliendo.

Mis hermanas para ese entonces ya estaban casadas y pues no les importaba que mamá tuviera alguna pareja, en sí ellas ya estaban haciendo su vida, en la casa solo quedamos mi madre y yo.

Debo de reconocer que me dio mucho coraje al escuchar eso a mi mamá que ya no tendría tiempo para mi ya que ella andaría más apegada a su nuevo novio, y pues llego el dia en que nos presentó a su dichoso novio, cual fue mi sorpresa, era señor joven, de unos 34 años, alto, de manos muy enormes y brazos fuertes.

Tenía una espalda muy marcada y muy definida y se le notaba un gran bulto entre sus piernas; mi mama tenia 38 años, o sea mi mamá era cuatro años mayor que él.

Yo despistadamente no dejaba de verlo, era el hombre más guapo que había visto, y ahí a mis 11 años de edad descubrí que me gustaban los hombres. Si, como lo ven, mi padrastro me gustó desde que lo ví, él todo un caballero se presentó ante nosotros y nos trató de maravilla y al verme se dirigió conmigo y me dijo «hey muchachito… ¿cómo estás? tu mami me ha hablado mucho de ti.

Yo le respondí «hola señor Jose, un gusto conocerlo… entonces usted será mi papá?» y él respondió «dime como tú quieras hijo; tú y yo nos llevaremos muy bien».

¿Usted a que se dedica señor — le pregunté y él me respondió — ah, bueno… pues yo soy plomero, me dedico a la plomería desde muy joven.

Recuerdo que mi pene se estaba parando al ver a mi padrastro como estaba tan atento al responder mis preguntas tan tontas de un niño.

— Oiga señor José, y por qué tiene esos músculos… acaso usted hace algún ejercicio?
— haha no hijo, fijate que mi trabajo es algo pesado porque trabajo en constructora y es así como se ha definido mi cuerpo,la verdad nunca he ido a un gimnasio.

En fin, quedé encantado con el novio de mi mamá; la cena se terminó, él se tuvo que ir ya que mañana se tendría que levantar temprano para irse a trabajar y ese dia no dudé en irme a mi recamara y empecé a masturbarme pensando en el novio de mi mamá.

Me entraba el sentimiento de culpa al tener ese tipo de pensamientos hacia el novio de mi madre, pero no lo puedo negar, el novio plomero de mi mamá me atrajo.

Pasaron semanas, meses y mi mama seguía con su novio hasta que una vez la felicidad volvió a mí al informarme que su novio se iba a venir a vivir con nosotros dos.

Mi corazón palpitaba de felicidad cuando escuché esa noticia, mi mamá me dijo

— ay hijo y porque tan contento?
— ay mami, pues esque por fin vamos a tener a un hombre en la casa que nos cuide y nos proteja y que juegue conmigo y que me lleve a pasear.

A mi madre les gustó, a ella le daba gusto que le recibiera bien a su pareja y l dia que llegó a la casa no dudé en lanzarme entre sus brazos diciéndole

— Papi,que bueno que estás aquí, por fin no estaremos solos mamá y yo tu nos cuidaras verdad?— y el respondió algo que un poco sonrojado
— claro que si hijo,yo los cuidare y estaré con ustedes muchos años y ya te empiezo a querer como un hijo.

Total, José el plomero se convirtió en mi padrastro, la figura paterna más deseada por su hijastro pequeño de 11 años; lo que más me gustaba de mi padrastro es que siempre en sus ratos libres se la pasaba en la casa tomando y sin camisa, dejaba ver su cuerpo muy marcado y musculoso natural, lo cual a mi me encendia verlo así en puro short y su bulto muy enorme.

Cuando ya estaba muy tomado le entraba el amor paternal y empezaba abrazarme y decirme que me quería mucho de buena manera, algo que yo lo tomaba en modo cachondo sin darse él cuenta que me excitaba cuando él me abrazaba, me da hasta risa cuando yo le decía

— Ay papi… como que hace mucho calor, lo bueno que tu andas en puro short y sin camisa, se mira que tú no sufres de calor papi — y él me respondió
— así es hijo, por eso aprovecho el dia libre para andar asi de fresco

Yo, entre risa picarona, le dije «papi,nomas de verte asi hasta dan ganas de quitarme mi camiseta y andar puro short asi como tu jejeje (risa nerviosa)» y el me respondió «y qué estás esperando hijo… quítate la camiseta y andate asi como yo para que andes fresquesito mijo».

No lo pensé dos veces y que me quito la camiseta y que le digo «¿papi,me quieres mucho?» y él respondió «claro hijo, mucho como no te imaginas».

«Pues bueno papi, si me quieres mucho dame muchos abrazos». Esa fue la manera en que podía tener de cerca a mi padrastro sin camiseta y abrazándome; duramos mucho rato así abrazados,mi mama no estaba en casa, se había ido a visitar a una de mis hermanas que vivía muy retirado y mi mamá se quedaba muy tarde en casa de ella, por lo cual mi padrastro y yo teníamos todo el dia libre para darnos muchos abrazos.

Cómo les explico, el sentir su cuerpo junto al mío era delicioso y excitante, sentir sus músculos en mi pequeño cuerpo, uff lo mejor que me pudo haber pasado el haberlo abrazado.

Pasaron los años, yo llegué a la edad de 17 años, él y mi mama seguían juntos; la relación entre los 3 era la mejor éramos la mejor familia.

Yo le tengo un cariño enorme a mi padrastro quien entre más viejo más rico y delicioso; su cuerpo no perdía su musculatura ya que él seguía trabajando muy duro, es por eso que su cuerpo seguía igual de atractivo algo que a mi me volvia loco y más que el cuarto de mi mamá y él estaba al lado del mío y yo todas la noches escuchaba como mi padrastro se cogía a mi madre, la cual mi madre con sus gemidos lograba escuchar que gozaba mucho del sexo de mi padrastro.

Me excitaba escucharlos, era un boom para mi oir como él gemía con su voz varonil.

Sucede que mi madre tiene una amiga que vive en Parras, Coahuila y nos invitó a irnos un fin de semana a los 3 lo cual yo me negué debido a que no podia porque tenia que ir a trabajar ese mismo fin de semana y mi padrastro tampoco podía ir porque tenia mucha chamba en la constructora donde trabajaba de plomero.

Entonces mi mamá se tuvo que ir sola y al irse me dijo «bueno muchachos, yo me iré a divertir todo este fin de semana; pórtense bien y no duerman tan tarde, los amo mis amores»; total mi mamá se fue de viaje a Coahuila y mi padrastro y yo teníamos la casa para nosotros solitos, sin que nadie nos molestara, y como era de costumbre mi padrastro todo este fin de semana se la pasó sin camiseta solamente en puro short.

Yo aproveché el momento de inventar que me dolía la espalda y le dije a mi padrastro que me diera un masaje en mi espalda; él no dudo en darme mi masaje y yo al igual también empece a darle masaje y yo me voltié y le dije «papi, dame masaje en mis pechos, ándale, estamos en confianza».

Él solo se quedó callado y colaboró en el masaje de mis pechos, lo que me sorprendió fue al sentir que su miembro se estaba parando… estaba teniendo una erección, mi padrastro se estaba cachondeando conmigo. Yo también ya sentía el calor muy intenso y le pregunté que porqué tenía vellos en el ombligo y él me respondió muy cachondo «hijo, abajo tengo mas bellos, quieres ver? y yo «si papi, muéstrame», y zas que de su short saca un enorme pene de 23 centímetros.

Era tanta mi espera para llegar a ese momento que yo no dudé en tomarlo entre mis manos, verlo y examinarlo como si fuera un nuevo juguete que me acababan de regalar y comencé de inmediato a chuparlo y chuparlo hasta sentir su lubricante natural en mi boca.

Papi temblaba de placer cuando nos fuimos a mi recamara; él me acarició tanto que hasta me dijo «ay hijo, desde hace mucho tiempo te quería hacer mío, pero eras muy pequeño».

«Papi, yo también siempre te dedicaba muchas masturbaciones y escuchaba cómo lo hacías con mamá, eso me excitaba más y más»; mi padrastro me siguió seduciendo hasta llegar a mi culo y cogerme sin condor.

Ufff sentía un poco de dolor ya que su polla era demasiado grande pero ese dolor se fue quitando y se convirtió en placer; ambos nos gozamos demasiado y yo no dejaba de tocar sus hermosos pectorales y su linda espalda definida.

Ya no podíamos más y él logró venirse dentro de mi; qué rico sentía su esperma salir de mi culito y sus besos y sus caricias me hicieron venirme a chorros… y desde entonces mi padrastro y yo tenemos la mejor relación, cada que mamá se va algún lugar nosotros nos gozamos y nos cogemos muy delicioso ya tenemos 7 años de amantes.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)