Un relato exclusivo de Relaróticos.com

Bueno antes que nada me presento, mi nombre es Gerardo, actualmente tengo 16 años y esto me paso el mes de marzo de este mismo año.

Mi madre se juntó con mi padrastro hace unos 14 años, y solo tenía yo como un año cuando ellos se juntaron, y todo normal; como a los 11 años descubrí mi orientación sexual y en una de esas me di cuenta que me atraía mucho mi padrastro. Él tiene ahora 34 años, es güero, ojos de color café oscuro y es bien varonil puro hetero y bien macho y es pero muy velludo.

El caso es que cuando tenía 12 o 13 años yo hacía lo posible para verlo desnudo, a veces lo espiaba en el baño cuando se metía a bañar o cuando llegaba borracho y esperaba a que todos se durmieran para verle el paquete etc.

La verdad es que nunca logré lo que quería; recuerdo que una vez él se quedó dormido y nadie estaba en mi casa y le bajé un poco el short junto con su bóxer y se la empecé a mamar pero no duro mucho, solo como una segundos porque tocaron la puerta y ya de eso me rendí pues sabía que no iba a lograr nada con él.

Pasó el tiempo y ya los 16 años fue cuando todo cambió pues una noche mi papá llegó bien borracho a la casa andaba hasta el culo de borracho pero yo no le tomé importancia; él se bañó y se acostó a dormir.

Al día siguiente mi madre estaba lavando ropa en la parte de atrás, y yo lo observaba y ahí estaba él aún dormido y crudo; aprovechando me acosté al lado de él y desde ahí sentía su olor a macho y a cerveza y me excitaba mucho, me latía muy fuerte el corazón por que tenía miedo a qué era lo que iba a suceder.

Solo moví su brazo para que me abrazara y puse mi mano en su estmago y lentamente iba bajando hacia su verga y lo pude sentirla; tenía ganas de probarlo pero tenía miedo a cómo iba a reaccionar porque mi padre es un tipo estricto y algo enojón y más que es hetero, así que solo sobé mi mano contra su verga y en una de esas se despertó.

Yo reaccioné rápido y quité mi mano sobre su verga y creo que no se dio cuenta, pues solo me vio y me dijo.

– Qué haces aquí – preguntó confundido
– Nada, solo quiero estar aquí contigo…

LO MÁS RECIENTE

El solo se viró la cabeza y charlamos por un rato de lo estaba haciendo anoche etc. y cómo ya me sentía caliente como que empecé a subir mi pierna en su miembro y como él ya sabe que soy gay y me latía el corazón a mil le dije sin pensarlo.

– ¿Oye me violas? – hasta yo me sorprendí de lo que dije, en mi mente decía tragame tierra
– Eso cuesta unos $500 pesos – me dijo todo relajado y me volví a sorprender. En eso le toco la verga y le digo.
– Y esta cuanto cuesta
– En $200 — yo solo me reía — ¿En serio tu cuerpo si te permite tener relaciones con hombres? -me dijo.

Yo ya explotaba de calentura pues quería chuparle la verga y que me cogiera en ese mismo instante.

Me quedé en silencio y después de un rato vi como medio que se le paro y el acechaba hacia su verga y se paró y empezó a caminar por el cuarto y luego se acostó otra vez y dijo.

— ¡Verga! ya me vine, es que cuando estoy crudo y me vengo sin tocarme — Ya sabía que me estaba mintiendo y se alzó el short. — Mira…

A lo que mire y ¡wow! tremenda verga que ahora se cargaba lleno de pelos; una hermosa verga blanca y con una cabeza medio rosadita que me encantaba y más me excitaba.

— Bueno, anda… dame una chupadita

Gustoso accedí y se la mamé de inmediato; yo estaba en el mismísimo paraíso pues al fin mi fantasía se había cumplido y solo escuchaba como gemía pero bajito

— ¿Te gusta lo que sientes? -le pregunté
— Si, dale siguele mamando — me dijo mientras que yo daba lo mejor de mi pues quería lograr que le gustara y que se excitara más y así fue, esa rica verga que se cargaba estaba cada vez más dura.

Yo, mientras tanto, le chupa los huevos llenos de pelos, le besaba el glande, subía y bajaba con mi boca jugando con su verga que ya era mi nuevo juguete favorito y disfrutando esa rica sensación.

— Voy a decirle a mamá que vaya a comprar algo de comer para meterte la puntita — me dijo susurrando a mi oído pero yo se la seguí mamando provocando que se viniera en mi boca con chorros de semen que de tantos que eran salían de mi boca.

— ¿Te gustó? — me preguntó muy contento.
— Si, me gustó demasiado – le dije mientras me tragaba su semen
— No le vallas a decir nada a tu mamá de esto, es nuestro secreto.

Yo dije que si con la cabeza, ya se subió el short y ya como si nada hubiera pasado.

Pasaron unas semanas y ya quería probar esa deliciosa verga otra vez pero era imposible con mi mamá en la casa.

Un día un primo de mi papá con quien se llevan muy bien vino a la casa y dijo que iba a estar fuera de la ciudad por unos días y le encargó las llaves de su casa a mi papá y como su primo dijo que le iba a traer un pollo para que comamos pero se le olvido y ya no tenía tiempo para regresar y volver pues se le hacía tarde, le dijo a mi papá que fuera por el pollo a su casa, que no había problemas, que podíamos entran a su casa.

Mi papá dijo que lo acompañara, yo ya sabía lo que iba a suceder en esa casa sola; total, llegamos a la casa y me hice pendejo andando por toda la casa.

— Gera, voy al baño ahorita vengo — me dijo
— Sí, está bien — le dije con una sonrisa morbosa.

Ya se me estaba empezando a parar la verga cuando oigo que mi papá me grita para que vaya al baño. Cuando entro y encuentro a mi papá todo desnudo hizo sus ojos hacia abajo indicaba que se la chupara y se la empecé a chupar así, sin más.

Después de unos minutos mamándosela me empinó hacía el lava manos y me bajó el short y me comenzó a poner saliva para lubricar mi culito virgen.

Se llenó de saliva la verga y me empezó a penetrar, pero como no me dijo que ya me la iba a meter grite, me dolía pero a la vez sentía placer y de solo acordar ese día se me esta parando la verga mientras redacto esto.

Él era un salvaje y a mi así me gusta el sexo «salvaje», «rudo»… me encantaba y lo gozaba y él gemía de placer también, pero gemía como macho y me excitaba mucho tan solo de oírlo.

Ya como a los diez minutos del placer que sentía en mi culito me dijo que se iba a venir así que sacó su verga de mi culito y me hizo arrodillarme y se vino en toda mi cara y hasta en mi playera cayó.

Ese día fue el mejor día de vida, la mejor y la primer cogida que me han hecho. Después de eso, días después, una vecina tenía cuartos que las iba a dar para rentar y estaba solicitando a alguien para que pintara los cuartos y mi papá se ofreció y fue a pintar los cuartos, eran 6 cuartos, y como era mucho para él decidí ayudarlo y como los cuartos tienen baño también en los baños de esos cuartos lo hemos hecho, solo lo hemos hecho como unas 6 veces más pero a escondidas de mi mamá.

Espero que te haya gustado mi relato mi correo es pechgerardo363@gmail.com por si quieres mandarme un mensaje.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)