Un relato exclusivo de Relaróticos.com

Tras leer los relatos me animé a contar mi primera vez a la edad de 6 años. Comenzaré por describir a mi Mi primo a quien llamaremos Adán, un chico alto, cuerpo trabajado pues hacía ejercicio y muy guapo; de cara parecía que tenía con 15 años de edad y una verga de 19 cm, lo cual con el paso de los años comprobé la medida.

Yo un niño en ese entonces de 7 años de edad, piel canela, delgado y con las nalguitas paraditas.

Todo comenzó un día que el que se quedaba solo en su casa y yo iba todas las mañanas a visitarlo pues jugábamos juntos videojuegos entre otros juegos de niños, él era muy cariñoso conmigo y con todos los primos.

Ese día él estaba acostado en el cuarto solo tapado con una sábana viendo caricaturas y yo llegué como todos los días, entré al cuarto y me acosté a lado de él pero encima de la sabana mientras él permanecía arropado, comencé a ver cómo algo en medio de él brincaba y le pregunté que ¿qué era lo que brincaba?

A lo que me respondió que nada, entonces yo me metí entra las sábanas y lo abracé, él solo tomó mi mano y la colocó en su pene y su pene seguía brincando.

Tenerlo entre mis manos lo sentía muy grande y grueso, rápidamente yo quite mi mano de ahí a lo que él no dijo nada, dentro de mí había una sensación de querer volver a tocar ese enorme pene así que esta vez yo solito puse mi mano en esa enorme verga.

Me pidió que subiera y bajara su cuerito hasta que me dijo «acuéstate en la orilla de la cama» a lo que él se levantó y comenzó a masturbarse muy cerca de mi cara y solo me dijo «abre la boca» y se empezó a masturbar viendo mi cara de niño ahí abajo de él con mi boca abierta.

No hicimos nada, pero su imagen de tenerlo parado frente a mi, desnudo, con sus músculos semi marcados y su verga grande y palpitante creciendo cada vez más me tenía muy loco y él se la jalaba como loco.

Pensé que se la quería arrancar de tan fuerte que se la jalaba hasta que derepente cerró los ojos, sus dedos de los pies de contrajeron y su verga comenzó a arrojar un montón de leche, espesa y muy caliente con la cual me llenó toda la boca de leche.

Ese día no me penetró, pero al siguiente día regrese y volvió a ocurrir lo mismo pero en esta ocasión si logró meter sus 19 cm en mi culito virgen en ese momento. Pero eso lo contaré otro relato.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)