Un relato exclusivo de Relaróticos.com

Hola, yo soy de la Ciudad de México y quiero contarles cómo perdí mi virginidad. Mi historia comienza cuando tenía 19 años y entré a trabajar a una tienda de supermercado en el departamento de carnicería.

Fue ahí en mi trabajo donde conoci a un chavo de 22 años que sería mi compañero de labores. La primera vez que lo vi me encantó; él era más alto que yo, delgado, de piel blanca, pelo rubio y unos hermosos ojos verdes, el prototipo de guapo de televisión.

Siempre que podía me le quedaba viendo la bragueta de su pantalón imaginándome cómo sería su verga, pero no pasé a más. De hecho así pasaron muchos meses trabajando con él hasta que un día me le declaré.

Ese día aproveché que estábamos solos y le dije que me gustaba mucho pero ni se inmutó pues solo me contestó que estaba casado y que nunca había estado con otro hombre; yo estaba decidido así que le contesté «pues de lo que te estás perdiendo».

Algo moví en el pues me dijo que le gustaría experimentar pero que, eso si, en el trabajo era peligro ya que nos podían descubrir y que si quería yo, nos podíamos ver al otro día en su casa aprovechando que su mujer trabajaba y llegaba a la casa hasta en la noche.

Yo sin dudarlo acepté y así fue, al otro día en la mañana me levanté temprano para bañarme e ir a su casa; iba nervioso por que ya sabía que ese día iba yo a perder mi virginidad, pero por ese ese hombre valía la pena.

Cuando llegué a su casa él me invitó a pasar y ya estando adentro me dio un beso en la boca mientras yo le agarraba la entrepierna sintiendo como su verga iba creciendo. Rápidamente me apresuré a quitarle los pantalones y el bóxer. Vaya sorpresa que me llevé cuando vi esa verga, era mejor de lo que me había imaginado, grande, de unos 19 centímetro, gorda, se le notaban las venas, la tenía cabezona y rosadita y casi nada de bellos puvicos lo que la hacía ver más grande.

No perdí tiempo y empece a mamarsela de inmediato. Era la primera vez que le mamaba la verga a un hombre y yo me sentía en la gloria de estar saboreando el líquido pre-seminal que le salia; mamé cada centímetro de esa verga en mi boca y dándole placer a ese hombre que veía cómo disfrutaba del placer que le daba.

Luego me dijo que para ser la primera vez, la mamaba bien rico y luego, ya bien calientes los dos, me dijo que me quitara la ropa y que me pusiera en cuatro ya que quería sentir mi culito. Y así lo hice, me desnudé y me puse en cuatro frente a él.

LO MÁS RECIENTE

Me preguntó que si no había llevado lubricante y le contesté que no, a lo que me dijo » a ver si no te desmadro».

Yo estaba tan caliente por sentir la verga de ese hombre dentro de mi que no me importaba si me desmadraba el culo, solo quería tenerlo dentro mío. Antes de empezar se echó saliva en la mera punta del verga y me dijo «ahí te va».

Al principio batalló, no quería entrar, pero él me dijo que me relajara para facilitar las cosas y así lo hice me relajé y poco a poco fui sintiendo como iba entrando la punta de su verga en mi culito virgen.

Me dijo «aguantala, querías verga ahora aguántala» mientras yo sentía un dolor y placer a la misma vez y sin avisarme me la dejó caer toda de golpe pudiendo sentir sus huevos rebotando en mis nalgas.

Se sentía rico tener esa verga dentro de mi. Luego empezó a meterla y sacarla, a bombearme el culo diciéndome que se la apretaba bien rico, que era diferente la sensación de una vagina a la de un culito de hombre y que le gustaba lo que estaba sintiendo, el placer que le daba mi culo.

Así estuvo dándome verga mientras yo solo aguantaba por que era más grande el placer que el dolor hasta que no pudo más y me dijo «prepárate que ahí te van mis chamacos, a ver si no te preño» y eyaculó dentro de mi con siete potentes chorros.

Luego me dijo que le había encantado la experiencia, que tenía un culo que apretaba bien rico y fue él quien me propuso repetir la experiencia otro día a lo que yo acepté encantado siendo este el inicio de como terminé siendo su putita.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)