Un relato exclusivo de Relaróticos.com

Saludos a todos. No se cómo empezar, pero empecemos y pronto. Soy un hombre casado, tengo tres hijos y ya soy bastante adulto.

Cuando era un niño, de 8 años, como íbamos de vacaciones al pueblo de mis padres y nos quedábamos donde mi abuela, entonces yo salía a jugar con los amigos y nos encontrábamos por muchos lugares.

Recuerdo que un día estábamos en una casa vieja y abandonada y entonces el más grande de nosotros, llamado Nelson, me dijo que como era yo el nuevo entre ellos me tenía que bajar los pantalones y ponerme en cuatro como habían echo todos para poder estar en el grupo.

Yo inocente hice lo que me dijo y entonces cada uno se bajó los pantalones y me metieron uno a uno sus penes en mi huequito. Me imagino que como eran pequeños no me dolió, por último Nelson se bajó sus pantalones y me dijo que me estuviera quieto que seguía él.

Sentí que me metió su pene y me dolió un poco y sentí un escosor en mi corazón, le pregunté qué pasaba y me dijo riéndose que me lo había metido con arena pegada a su miembro.

Pasaron los unos días y me encontré con Nelson y nos fuimos a traer unos caballos a un potrero donde los tenía un tío. Entonces Nelson me abrazó como amigo y me dijo que me lo quería meter nuevamente, yo le dije que no más porque me hizo doler mi huequito.

Pasó mucho tiempo, crecí, fui un joven como todos y me casé, pero siempre pensaba en lo que me pasó cuando pequeño. Fui un profesional y trabajé para cuidar de mi familia.

Un día fui al médico por un dolor que sentía en abajo del abdomen. Estuve esperando en la sala hasta que el médico me llamó, era un hombre joven de estatura baja, se sentó y comenzó a preguntar cosas de rutina.

Por último me dijo «por qué has venido» y le conté lo que me pasaba, entonces me dijo que me acostara en la camilla. Me acosté y me dijo: «bájate los pantalones un poco para examinarte».

LO MÁS RECIENTE

Me los bajé y él comenzó a palpar el abdomen y preguntarme: «¿aquí te duele? ¿Aquí?, ¿aquí?» y yo le respondía si me dolía o no.

Seguía bajando sus manos y en un momento sentí que me cogía mi verga y palpaba mis testiculos, pero luego no los tocaba entonces los acariciaba, como resultado de esto se me paro la verga.

De un momento a otro, con rapidez él se la metió en su boca y me la chupó, chupaba y me acariciaba las bolas y las piernas hasta que acabé en su boca y él se tragó mi leche.

Me dio vergüenza de lo que ocurrió, pero él me abrazó y me dijo que eso no era nada malo. Con este médico tuve dos encuentros más de igual forma, porque yo no tenía experiencia, pero esto me gustaba mucho.

Siguió mi vida normal y corriente. Tuve varios encuentros sexual con amigas y compañeras de trabajo. Creo que me iba muy bien con las mujeres, porque ellas siempre querían que siguiéramos en estas relaciones, pero yo dejaba.

Un día entré a la oficina de un compañero de trabajo para hablar de algo relacionado con nuestro que hacer. Él era un hombre muy delicado al hablar y en sus modales, entonces hablando le pregunté si el era gay, él me respondió que sí, nos miramos fijamente y como estaba sentado me cogió el cinturón y lo desabrochó, abrió mi bragueta, me ba los bajó, sacó mi verga y empezó a chupar.

La mamaba tan rico que me vine en su boca y la trago toda la leche. Esto me gustó mucho. Así lo hicimos en muchas ocasiones. Un día fui a su oficina nos acariciamos y le dije que yo quería comer su verga sentirla en mis manos, acariciarla y meterme la en mi boca. Así empecé a hacerlo…y me la puse en mi cara y la olí, me pareció delicioso, pero depronto alguien abrió la puerta y yo tuve que ocultarme rápidamente. No pude terminar lo que yo quería.

Después de este amorio no he tenido más encuentros con nadie. En realidad quiero encontrar un hombre que me haga sentir lo que siente una mujer. Cuando he estado con ellas, gritan, se mueven, abrazan, besan y piden más; se vienen, me mojan con sus orgasmos.

Eso quisiera hacer si un hombre me penetra, me posee. Quiero que alguien me saque eso femenino que esta dentro de mi.

Si alguien está interesado escríbanme a mi correo: alzatealvio0000@gmail.com.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)