Siempre fui muy afectuoso a la religión y en especial a la evangélica, tenía para ese entonces 16 años y teníamos un campamento de verano. Todo sucedió hace más de 24 años pero como si fuera hace un par de minutos.

Para esa edad era un muchacho normal, 165 para esa edad y de contextura no delgada y no gruesa, tímido y fácil de manipular o dejaba que la gente pensará eso.

Yo estaba muy emocionado con el campanario ya que vendrían del todo el país a participar del mismo, aunque sabía que me tocaría dormir en la misma cabaña que el sector donde pertenecía mi única preocupación sería ver a los compañeros en bóxers o desnudos y digo preocupación ya que a esa edad me era difícil controlar mi deseo de ver penes y que me pusiera súper caliente.

Con mucha lentitud llego el día esperado y llegamos al campamento RobleAlto, un lugar muy tranquilo y adecuado para el fin del campamento, al momento de saber cuál cabaña nos tocaría realizaron varios cambios y entre esos a mí me tocó compartir con 10 compañeros de 18 años que no eran conocidos así que pensé que me darían muchos problemas ya que era el menor de todos, pero el caso fue que me trataron bien y se convirtieron en mi guardianes no dejaban que nada me pasará me ayudaban en los really y estaban pendientes de que ocupará.

Entre ellos estaba el capitán de la cabaña de nombre Álvaro;a la hora del baño ya sea en la mañana o en la noche trataba de bañarme de primero y ponerme la ropa y esperar en la habitación acostado en el camarote, Álvaro se acostaba en la parte de arriba y normalmente no veía cambiarse la ropa sin ningún tapujo por lo que ayudaba a poder verlo muy bien.

En uno de los días estábamos libre de tareas o desafíos por lo que la mayoría estaba con sus amigos o compartiendo an alguna parte del sitio, en nuestro caso habíamos decidido ir a la piscina a pasar el día, éramos 5 y en los juegos varios me tiraron al agua por lo que Álvaro les llamó la atención ya que se dio cuenta que no era buen nadador.

LO MÁS RECIENTE

Después de varias horas de estar ahí disfrutando tres de ellos decidieron ir a otro lado y le dijeron a Álvaro que los acompañará pero el les dijo que prefería quedarse un rato más y después se haría a dormir, apenas se fueron él me dijo que me ayudaría con mi nado como mínimo me enseñaría a flotar de forma correcta, por lo que empezamos a practicar.

Él me decía cómo respirar y cómo acomodarme me ayudaba con sus manos en mis piernas y espalda; en algunos momentos sentía como sus manos tocaban mis nalgas y como presionaba cerca de mi culo, no les puedo describir la sensación que experimentaba en ese momento, pero era increíble.

De un momento a otro el puso sus manos en mi pecho y presionó hacia el fondo de la piscina lo que provocó que me hundiera y por el temor tratará de agarrarme de lo que fuera y lo único cerca era sus piernas así que lo hice y cuando salí del agua estaba muy cerca de él por lo que pude sentir su pene en mi mano ya que no había soltado y al momento de reaccionar lo solté y le dije que lo sentía mucho.

Él se burló de mi y que dijo que no había problema que se sentía bien y que estaba así por estar jugando pero que lo mejor sería ir a darnos una ducha y tratar de descansar antes de la cena, así que nos dirigimos hacia la cabaña mientras hablábamos de cosas sin trascendencia hasta que llegamos y le dije que se bañara él primero que yo buscaría algunas cosas antes de bañarme, pero él me dijo que no, que nos bañamos juntos y que él me ayudaba después a buscarlo, así que con pena tomé una toalla y lo acompañé.

Ya el las duchas él se desnudó y me dijo que me acercara a la ducha contigua así lo hice y yo trababa de no verlo y concentrarme en mi baño, en un momento me dijo que le había gustado mucho lo que pasó en la piscina y que no debía darme pena que era normal, apenas me dijo eso lo volví a ver y me sorprendió cuando noté que tenía agarrado el pene y que ese estaba totalmente rígido viendo hacia mi.

Él me dijo que no me asustara, que era un simple juego que podríamos disfrutar los dos y que ya muchos lo había jugado que no era nada malo, me dijo que me acercara y como mi cuerpo no se movía él se acercó y tomó mi mano y la puso en su picha, cabe decir que me sentí en la gloria y que no cabía en mi mano era gigante y no recordaba que fuera así cuando por el susto lo agarre en la piscina.

Él me indicaba que lo sobara de arriba hacia abajo lo que hacía sin que me lo dijera dos veces, en eso presionó para que me agacharse y entendí que era lo que quería por lo que no dudé en meterme esa picha en la boca pasaba del glande a los guevos y repetía a mí gusto, en eso siento que con una mano empieza a tocar mi culo y me dice que voy a disfrutar la mejor tarde de mi adolescencia.

Él me volteó y me realizó la mejor chupada de culo que recuerde, de un pronto siento que me está presionando y es que está tratando de meter esa picha que tiene una cabeza descomunal pero que la deseo sobre todo así que trato de relajarme cuando siento que empieza a entrar y que algo se rompe pero yo quiero seguir y él no creo que quiera detenerse por lo que presiona un poco más y casi que entra toda el dolor es mucho pero mis ganas de picha son mayores así que presionó hacia atrás para ayudar a que ingresé.

Por fin sinto sus bellos en mis nalgas y el empieza a meter y sacar de forma rápida y sin detenerse me siento en la gloria y doy gracias a Dios por el cambio de compañeros, él sigue metiendo y sacando cuando siento que me estoy orinando sin siquiera tener ganas, lo cierto es que se siente delicioso, y cuando el lo nota me da un beso en la boca que me vuelve loco, a lo que me dice te gusta sucio.

Y sin pensarlo le digo que sí y para de meterla y la saca un poco cuando siento que me está orinando dentro se siente extraño pero al mismo tiempo muy rico, cuando ya siento una presión dentro le digo y deja de orinarme pero inicia a meter y sacar la picha lo que ocasiona que pocos de orina salgan con el movimiento es delicioso y en eso siento que me vengo sin tocarme y el orgasmo es superior, supremo.

En so saca la picha y la presión de los orines me incrementan mis sensaciones al salir con fuerza de mi culo, el me voltea y recoge con su mano los restos de leche y se los mete a la boca, me acerca la picha a mi boca y me coje la garganta como un experto ya para terminar me lanza toda la leche en mi boca y me la hace tragar se aparta un poco y me empieza a orinar todo el cuerpo y me besa nuevamente.

Nos terminamos de bañar y nos vamos a la habitación, tratamos de dormir pero al entrar vinos que habían los tres compañeros que nos habían dejado en la piscina y los tres tenían sus penes listos para la fiesta, y aunque ese día no sucedió nada más que darles placer con mi boca a cada uno de ellos, lo que sucedió el día siguiente es para otro relato otro día.

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  o da clic aquí y llena nuestro formulario. Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)