Todo comenzó a principios de diciembre, yo estoy por ingresar a la Escuela de Medicina y mi padre me había contratado a un Tutor para que me ayudara con los estudios para los exámenes. Así conocí a Martin un hombre muy atractivo con una sonrisa encantadora.

Tiene 29 Años, piel blanca, cabello oscuro, por su físico, se veía que iba al Gym, no estaba del todo musculoso, pero si tenia un cuerpo atlético, tenía barba completa como de 1 semana, es más alto que yo, podría decir que mide como 1.80 con unos bellos ojos grises, y una voz resonante.

Él habló con mi Padre y quedó acordado que los días Sábados y Domingos, de 11 a.m. a 5 p.m. íbamos a comenzar con las clases. Mi padre le había dicho que si podía ser en mi casa, pero Martin contestó que no, porque en su departamento tenia todo su material de enseñanza y que lo más recomendable era que yo fuera allá.

El primer sábado, como se había acordado, llegué al edificio y me reporté con el encargado que estaba en la entrada para que me dijera como llegar a su departamento; él me dijo que estaba en el piso 4 número A13.

Toqué la puerta y entonces él abrió. No pude evitar verlo de pies a cabeza, vestía unos jeans ajustados color vino ( Que resaltaba su paquete) con zapatos blancos, y una camisa manga corta color blanca. Se podía ver su pecho con vellos. Se veía tan guapo y su sonrisa era una de sus mejores armas. Entonces lo salude;

Yo: ¡Buenos días, Doctor!
Dr: Ahh ya llegaste, pero no hace falta que me digas doctor, me haces sentir viejo (Ríe). Solo dime Martín.
Yo: Esta bien, Martin
Martin: Pero pasa pasa, (cierra la puerta) ¿Y como me dijiste que te llamabas?
Yo: Ricardo, ¿Y donde comenzaremos con la clase?
Martin: Aquí en una de las habitaciones. Como vivo solo tengo un cuarto de sobra.

Su departamento era muy bonito, tenía cosas muy elegantes y algunas se veían costosas.

Yo: ¡Wow! Martin, que bonito departamento tienes. Ya quisiera yo tener uno así.
Martin: (Ríe) Gracias, me ha costado mucho sabes. Estoy seguro que tu también tendrás uno así. Bien sigamos entonces.

Al llegar a la habitación, vi que estaba arreglada como un salón de clases, entonces pensé que no era la primera vez que traía alumnos a su departamento. Tenia un Esqueleto, aire acondicionado, láminas del cuerpo humano, un escritorio y 6 sillas. Me dijo que me sentara en una de las sillas y que me enseñaría lo más principal.

Al terminar la clase, pasamos a la sala y me invito a almorzar. Estuvimos platicando de varias cosas, hasta llegar al punto de lo sentimental y esas cosas.

Martin: Y dime Ricardo, ¿Tú tienes novia?
Yo: No, no no, (quedé mudo por unos instantes) Yo tengo otras preferencias, pero por favor no le digas nada mi padre.
Martin: Descuida tu secreto está a salvo conmigo (Dijo tocándome la pierna, guiñándome el ojo y sonriendo)
Yo: En verdad muchas gracias (no sabía la razón de porque le dije de mi preferencia sexual así como así, me había arrepentido pero ya era muy tarde, además sus acciones me dejaron mucho en que pensar)

Yo: Y tu, tienes novia, casado, divorciado?.
Martin: No para nada. No tengo ningún compromiso.

Esa tarde llegue a mi casa y comencé a pensar en lo que había pasado. No entendía porque me había acariciado la pierna pero decidí dar rienda suelta a mi imaginación. Me masturbé pensando en su cuerpo, en sus grandes brazos y lo atractivo que se vería desnudo. No cabe duda ese hombre me encantaba.

Así continúe por semanas, hasta que llegó el día que tanto esperaba. Era un día con mucho calor, así que partí con unos zapatos de meter, un Short color negro, una Playera delgada color amarilla y mi mochila. Al llegar a su departamento, estuve presionando el timbre varias veces pero Martin demoraba mucho en salir, pensé que no estaba y decidí marcharme justo cuando el abrió la puerta. Se había acabado de bañar, y tenía una toalla en la cintura.

LO MÁS RECIENTE

Me quedé totalmente paralizado, su hermoso cuerpo musculoso y con vellos en el pecho, sus grandes brazos velludos, era un hombre perfecto, claro que él notó que me había causado una impresión tremenda, se me caía la cara de vergüenza pero ya había sido muy obvio.

Martin: Aaah eres tu, no tiene mucho que llegué a mi Depa y decidí darme un baño antes de que llegaras. Pero ya veo que no me dio tiempo (Reía) Ricardo, ¿Que te pasa?
Yo: Doctor, (Me puse muy nervioso) perdón, perdón, yo venía por las clases pero como no abrías pensé que no estaba y pues si no puede hoy quizá otro día.
Martin: No te preocupes, pásale. Y ya te he dicho que me llames solo Martin.
Yo: Ahhh si es verdad.
Martin: Espérame en la sala, mientras me cambio. Si quieres algo de tomar busca en la nevera, estás en tu casa.
Yo: Gracias.

Sentía una gran vergüenza porque se que había notado que me quedé embobado porque estaba semidesnudo. No quise tomar nada porque hasta la sed se me había ido, así que decidí esperarlo ahí. Llego después de un rato y traía un short un poco ajustado y una camiseta blanca. Se notaban algunas venas en sus brazos que lo hacían ver muy sexy, también se le veía unos vellos debajo de las axilas.

Martin: Listo, ¿No te incomoda que esté así, verdad?
Yo: No no.
Martin: Vamos entonces

Llegamos a la habitación y cerro la puerta.

Martin; Ahora sí me vas a disculpar, el aire acondicionado está descompuesto y el técnico vendrá a arreglarlo el Miércoles. Abriré las ventanas para refrescarnos un poco, como estamos en el 4 Piso no hay problema que tengas distracciones. Eso era inevitable, con cortinas o no el seria mi distracción, solo con verlo me ponía caliente, y así como vestía ese día ya se me formaba la erección.

Martin: Muy bien, vamos a iniciar con la clase.

Comenzó a explicarme, yo trataba de concentrarme pero mis ojos Iván a su bulto y a las venas de sus brazos.

Martin; Y así es como puedes identificar los tipos de costillas. Entendiste bien Ricardo… ¿¡Ricardo!?
Yo: Perdón si si entendí. (Lo note un poco serio)
Martin: No estás poniendo atención y sabía que esto iba a pasar, o acaso crees que me puse este short y esta camiseta solo porque si.
Yo: ¿Qué quieres decir?
Martin: Desde que me dijiste de tu preferencias, me dio mucha curiosidad. Quise saber si estabas interesado en mi, y ya lo comprobé. Ahora lo que te enseñaré lo aprenderás muy bien y será tu lección por hacerme hablar como loco sin que escucharas. Lo que te enseñare esta vez no lo olvidarás.

Me dio un poco de miedo por su tono de voz.

Ahora te enseñare Salud Sexual.(Dijo quitándose la camiseta, y mostrando su hermoso abdomen)

No pensé que esto fuera a pasar, comenzó a desvestirse frente a mi se quitó los Zapatos, el short, y el Boxer que tenía. Quedando totalmente desnudo. Tenía una polla hermosa, blanca con pocos vellos y estaba flácida, de buen tamaño. A pesar de estar dormida se veía majestuosa.

Martin: Esto que ves aquí (dijo señalado su polla) se llama pene, también conocido como Verga. Por aquí salen los espermatozoides y a los putitos les gusta recibirla en la boca y en el culo.

No creí que se atreviera a hablar así, mi corazón palpitaba muy rápido.

Martin: Ven aquí.

Yo fui hasta donde estaba el, y al llegar quede viéndolo a la cara.

Martin: ¿Qué y ahora? Estoy desnudo y ahora que estás cerca no me miras la verga.

Me agarró de la cabeza y me llevó a sus labios, me estaba besando, no lo podía creer. Él sentado en su escritorio y mientras me besaba, me tocaba y apretaba el culo, entonces me animé y le agarre la polla. En ese instante se río y sonrió y me dijo:

Martin: Chúpamela

Bajó mi cabeza hacia su entrepierna y allí vi más de cerca su polla. Comenzaba a erectarse mientras yo la jugaba con mis manos. Al estar ya erecta, la vi en todas sus dimensiones, tenía un tamaño digno de él, su polla era grande tenia como unos 19 cm, me lo metí en la boca, no era la primera polla que tenia en la boca y ya sabía cómo hacer una buena mamada.

Martin gemía muy fuerte, como estábamos solos no había ningún problema.

Martin: OOHH, ya vi que esta no es la primera verga que has mamado eh. Tienes una puta experiencia. OOHH sigue así, me harás que me corra en tu boca.

Seguí trabajando esa polla cuando de pronto me dijo que me detuviera para que tomara mi culo. Martin me quito la playera y me lamia y mordía mis pezones (creo que para el tampoco era la primera vez, solo que no me atreví a preguntárselo).

Me desnudé por completo y Martin apretaba mis nalgas, mientras con sus dedos jugaba con mi ano. Me dio la vuelta, me encaramó y me subió una pierna sobre una silla mostrándole el culo.

Con sus manos y su lengua abría la entrada de mi ano. Se sentía una sensación de placer que recorría el cuerpo, sin duda él sabía hacer su trabajo. Después de un rato de dilatarme el ano se puso de pie y agarró su polla y la golpeaba contra mi ano, lo rozaba con un sube y baja.

Martin: La quieres ¿eh?, dime puto la quieres, toda dentro, Contéstame.
Yo: ¡Dámela Ya!
Martin: Dámela Papi, cómo, a ver cómo.
Yo: ¡Dámela Papi! — Se río y dijo.
Martin: Te voy a romper el culo perra!

Abrió el cajón de su escritorio y saco un condón y se lo puso. Me dijo que me acostara en su escritorio, me levantó las piernas y se las colocó en los hombros. «Ahí te voy» dijo y comenzó a introducir lentamente la cabeza de su polla hasta que finalmente me la metió toda haciendo que yo soltara un gemido fuerte porque realmente me dolió cuando entró.

Yo: ¡OOHH! qu grande es, ¡OOHH! Martín dame más fuerte.

Me empezó a dar embestidas cada vez más fuertes, ese hombre era toda un bestia. Estuvimos en esa posición un rato, luego él se acostó en el escritorio y yo tenia que cabalgar su polla. Lo hacía lo mas rápido que podía pues quería sentir hasta sus testículos dentro de mi.

Los dos estábamos tan calientes y soltábamos gritos de placer.Después de un rato me puso de pie y me inclino para que me recargara con los brazos en el escritorio. Él de pie me follaba fuertemente, hacía mete y saca rápido y lento.

Me lo metía rápido y dejaba su polla dentro por unos segundos, lo volvía a hacer y a hacer, tanto que cuando saco su polla mi culo se sentía vacío. Me dijo que ya se corría y que si lo quería en la boca o en el culo. Le dije que me llenara el culo de semen así que se quitó el condón y me metió su polla entera y eyaculó dentro de mi.

Se sentía tan caliente, mientras de mi culo chorreaba semen.Terminamos ahí y me dijo:

Martin: Ya estás en la lista de mis alumnos que no ponen atención y solo me hacen hablar por distraerse conmigo.

Fue ahí donde entendí que yo tampoco había sido el primero que se había follado. Por eso tenia tanta experiencia en posturas y embestidas. Cuando recordé la noción del tiempo, fui por mi celular y chequé la hora.

Yo: Martin, Son las 7:50 pm, ya es muy tarde. Mi padre va a matarme.
Martin: Descuida, Te daré un aventón a tu casa. Por lo pronto ven conmigo. Nos daremos un baño juntos.

Así fue, nos bañamos los dos y al terminar, nos cambiamos, yo con mi misma ropa y él con zapatos negros, jeans azul oscuro, playera manga larga blanca, un saco azul oscuro y su riquísima loción. Se veía tan atractivo como siempre. En el camino me dijo que le había gustado follarme.

Martin: Tienes un culo muy apretado y eso me encanta. Te propongo algo, al termino de cada clase lo repetiremos. Y considéralo como un regalo de mi parte, más bien como un premio. ¿Que dices?
Yo: Si claro, a mi también me gustó muchísimo. Me concentraré lo más que pueda para recibir mi premio cada domingo.

Antes de llegar a mi casa, una cuadra exactamente. Me dijo.

Martin: Recuerda que no puedes hablar de lo que pasó. ¿Entendiste Ricardo?
Yo: Si está bien.
Martin; (Ríe) Buen chico — Dijo acariciándome la pierna.

Llegamos a mi casa y le expliqué a mi Padre que nos habíamos demorado por un tema extra. Martín me dejo su número de celular para que habláramos por Whatsapp por si había un encuentro casual. Me guiñó el ojo y se retiro.

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  o da clic aquí y llena nuestro formulario. Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)