Lo que les voy a contar es algo verídico que me pasó cuando yo solo tenía 15 años, actualmente tengo 18. Bueno, lo que me sucedió fue con mis 2 primos, uno en aquel entonces tenía 8 y otro tenia 6, éramos unos nenes. Todo comenzó un día que ellos fueron a mi casa a jugar y al cabo de un rato mis padres y mis tíos deciden que van a salir, no sé adonde específicamente, pero nos dicen que no les esperemos porque van a llegar tarde.

Ellos se fueron y mis primos y yo nos pusimos a ver la TV cuando al cabo de un rato se acerca uno de ellos y me dice que si tengo vellos en el pene, yo me quedé súper sorprendido por su pregunta, pero le dije que si quería la respuesta tenía que verla, se quedó pensando un rato y me dijo que bueno; entonces nos fuimos al baño y ahí se la mostré.

Él, al verla, se quedó muy sorprendido y sin previo aviso me la toca y se puso a examinarla; yo quedé loco pero yo estaba en éxtasis y él vio que a mi se me empezaba a parar y se quedó muy asombrado por el tamaño y me dijo que por qué estaba así, creciendo.

Ahí le dije que eso sucede cuando se toca el pene. Le gustó la respuesta. Luego de ello tomó y también se saca su pene y comienza a tocarse y me dice que se lo toque yo también y yo acepté y vi que eso lo excitaba mucho y comenzamos los 2 a hacernos pajas mutuamente, cuando sentimos que venía alguien y de una dejamos todo y salimos y vimos que era mi primo más grande buscándonos y nos pregunta qué hacíamos y mi primo le contesta que nada y se fue a seguir viendo la TV mientras que nosotros volvimos a lo nuestro.

Cuando seguimos con lo nuestro vimos que mi primo estaba espiándonos yo me quedé frió al verlo pero me tranquilicé y le dije que qué hacía espiando y me dijo que quería ver qué hacíamos y me dijo que le gustó mucho eso, que si se podía unir a nosotros. Era increíble lo que estaba oyendo de un niño de 8 años pero acepté que se nos una y así comenzamos; les dije que les iba hacer una cosa que les iba encantar, así que comencé por el más grande que al verlos a los 2 desnudos enseguida se le puso la verguita durísima y le comencé a mamársela

Era un placer inmenso verlos a los dos desnudos, y como eran niños no tenían nada de vello cúbico, mientras le mamama la verga al uno al otro la pajeaba, los dos gemían de placer y cuando al fin terminaron, como a los 10 minutos, aunque como niños no le sale nada me dijeron que ahora les tocaba a ellos hacerme cosas así que empezaron chupándome la verga. Eso era el máximo placer, yo estaba en las nubes pues entre ellos se turnaban para chupármela y así, mientras el uno me la chupaba el otro me chupaba los huevos y yo disfrutaba al máximo.

Yo me vine en su boca y pareció que les gustó mucho mi leche porque se la tragaron los dos y luego me limpiaron lo que quedaba en mi verga y se lo compartieron los dos yo con eso quede rendido.

LO MÁS RECIENTE

Pero al parecer ellos no, pues pronto sentí que me nuevamente seguían tocando y nuevamente logré alcanzar una erección, pero esta vez fue distinto pues sentía como algo me quería entrar en mi verga; al abrir los ojos veo que mi primo se quería sentar encima de verga yo me levanto asustadísimo diciéndole que se puede hacer daño y me dice que no le importa y continuó tratando de meterse mi trozo pero cuando lo consiguió pegó un grito de dolor que no se imaginan.

Yo insistía y le dije que se quitara pero dijo que no lo haría y se quedó quieto un rato, me supongo hasta acostumbrarse, y cuando lo logró empezó a moverse muy despacito y comenzó a gemir.

Como ya les dije, yo me encontraba en las nubes porque el más pequeño me chupaba mi hoyito muy rico mientras el otro continuaba su faena cuando por fin me vine y acabé el otro se lanzó como loco buscando mi leche y nuevamente se la tragó todo el más pequeño, lo que me pareció tan increíble fue que a tan corta edad supieran tanto, pero para más sorpresa mía, el mas pequeño quiso hacer lo mismo que su hermano pero a el no lo dejé porque yo ya estaba agotado.

Por último nos metimos a bañar y yo se las mamé a los dos; nos acabamos de bañar y nos fuimos a dormir y cuando desperté no podía creer lo que había pasado la noche anterior. Ellos también despertaron y me prometieron que no dirían nada a nadie.

Ahora cada que vienen quieren que lo hagamos pero solo lo hacemos cuando no hay nadie en la casa o se quedan a dormir.

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  o da clic aquí y llena nuestro formulario. Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)