En mis 38 conocí a Pedro de 57, tenía sobrino, Miguel (Mike prefería que lo llamaran), de 19 años. Lunes, miércoles y viernes se quedaba en lo del tío, porque salía tarde de estudiar, ya que vivía a 15km de aquí y a esa hora no tenía micro de regreso.

Pedro era morboso, le gustaba mucho que le chupara la pija mientras me dilataba el ano. Un jueves, sacó de la mesa de luz un vibrador, dos consoladores y gel dilatador, juguetes que probé por primera vez, haciéndome acabar varias veces seguidas, mientras él, enseñaba en que posición estar para cogerme la boca, llenando de leche mi lengua y pezones mientras los pellizcaba sacándome unos gemidos.

Ese día, no sé cuanto tiempo estuvimos haciéndolo. Al levantarme rápidamente, desnudo, desde la puerta de la habitación veo una figura que se va de ahí por el pasillo sin luz, que llevaba al living o la cocina.

Al contarle a mi compañero, que había alguien, se levantó y encuentra a su sobrino sacando un vaso con agua de la heladera, quien le dice que vino un día antes porque tenía que hacer unos tramites temprano.

Desde donde me encontraba, no podía escuchar nada, me vestí y fui a ver que pasaba. Al aparecer, el tío me presentó como un amigo que le había ido a arreglar la compu, nos damos la mano y se retira bostezando para acostarse.

A los 10 minutos, hablábamos con el tío, en el living , salió de su habitación solo en boxer, pasó delante mio, no pude evitar mirarlo todo Ese adonis, tenía un cuerpo trabajado y encima tenía la pija reparada, dijo tener sed.
Se sirvió jugo y volvió preguntándome si era técnico de computadoras.

Al responder afirmativamente, se dirigió al tío diciendo que después le dejara mi teléfono, recordándole que tenía la pc de su casa rota y la notebook aparentemente con virus.

LO MÁS RECIENTE

-El tio se va a Brasil la semana que viene y va a olvidar dejarme tu número, mejor pasámelo ahora-

Buscó el celular, en la campera colgada del perchero pegado al sofá donde estaba sentado, parando ese bultazo frente a mi cara, por pocos segundos.
Con el teléfono en la mano, se sentó en un puf junto al hermano de su madre para agendarme y terminar de tomar el jugo

-Mati, espero que no me cobres muy caro porque no tengo mucha plata para pagarte.-

Le contesté:
-No te hagas drama, si no es mucho, vemos como me pagas de última le cobro a tu tío.-

-Bueno traigo las compus para acá y te llamo, me voy a dormir.-

Se despidió y se fue. Ahí pude ver su espalda, no ancha, musculada y su orto parado redondo, estaban como tallados a mano.

Pedro me contó que Mike tenía otro hermano de 18, vivían con su madre, viuda. También que un montón de veces lo había encontrado ahí, encamado con sus novias, no se imaginaba que a su sobrino le gustasen los hombres, pero saliendo así, en bóxer y erecto como estaba, su tío pensó que fue para prácticamente provocar, ya le daban dudas que fuese hetero al 100%.

-Lo conozco mucho, estoy seguro que me voy a Brasil y te va a llamar con la excusa de las computadoras, para buscar cogerte y a vos que te gusta mas la pija que el dulce de leche, seguro vendrás corriendo.-

-Me dejás venir? Si no querés no lo hago. Aparte mira que un pendejo así va a querer algo conmigo, más si le gustan las mujeres, yo soy lo mas antifemenino y lo sabés.-

-Si, no sé, se le notaba muy parada, quizá vio mucho mas de lo que nos imaginamos, no me dan celos, soy un tipo grande ya, si pinta hacer algo háganlo, prefiero que esté con vos antes que con otro que no conozca. ¡Mis juguetes me los llevo por las dudas.! Ahora que me acuerdo lo que estábamos haciendo, ¿mirá como se me puso?-

Y se paró mostrándome el bulto, al bajarse el pantalón, no tenia ropa interior por salir apurado de su habitación, me pidió que me arrodillara con las manos atrás para hacer una nueva garganta profunda, provocándome está vez múltiples arcadas, mucha saliva que hacía que se la esparciera con mi lengua como si fuera un pincel, mientras tanto, no lo tenía que dejar de mirar a los ojos. Era mucho el ruido que hacía con la garganta llena de carne. En un momento, vemos aparecer al sobrino desnudo.

Le pregunta al tio:
-¿Me dejas probar como la chupa este puto? Me hice una paja viendo como te hizo acabar las dos veces y mira como la tengo todavía!.-

Pedro le dijo que no se expresara con esos términos, me preguntó si quería y fui directo a la verga de Mike, larga como la del tío pero mas gruesa, tenía olor a semen, le besé la cabeza, luego el contorno, hasta llegar a los testículos entreteniéndome un rato con ellos, subí y costándome un poco, se la comí entera.

A la cuarta o quinta estocada dijo:
-Mati no podés chuparla así, ninguna de mis novias compite con esa boca!-

Lo miré y al volver a tenerla toda adentro humedecida, empezó a eyacular mucha, pero mucha leche con presión, cuando la sacó de entre mis labios, siguió tirando un poco sobre mi cara mientras le agradecía al tío.

-Nunca me la había chupado otro, pero tu amigo es muy bueno con esto.-

Mi calentura hizo que masturbara a Pedro, a la vez que con la lengua limpiaba la del sobrino, dura aún.

Dirigiendo su mirada a lo que le hacía:
-Ves que no se me baja? No querés que te coja? Seguro te va a gustar mas que los consoladores!-

Me puse colorado y pregunté:
-¿Cuanto tiempo estuviste mirando?-

-No se, cuando el tío se puso arriba tuyo te sacó la remera, te comió las tetas, le pediste la pija en la boca y no solo que te la dió sino que te la recogió contra el respaldar de la cama, acabando.
Vos sin tocarte y casi sin tenerla parada también y todo lo que siguió…Bueno querés que te coja?-

El pendejo había visto todo lo hecho con el tío casi desde el principio.
Yo seguía de rodillas pero sin acariciarlos ya, la excitación se me había ido.

-La verdad, no me esperaba esto Mike, a Pedro no hace mucho que lo conozco pero la veces que hemos estado, la he pasado bien, hoy por primera vez, probé esos juguetes y encima, se la chupé al tío y al sobrino, juntos. Es mucho todo esto y me duele un poco la cola. Si quieren otro día nos juntamos los tres y nos damos con todo. Dale?-

Pedro contestó:
-Yo, paso, lo de ahora está todo bien pero, en la cama prefiero estar con una sola persona. Vos Miguel, ya lo hablé con Mati, si lo queres llamar cuando me vaya, no hay drama. Estoy muerto, me arde la pija.-

Nos echamos a reir los tres, ahí note que Miguel quería mas, pero opté por decirles que también estaba cansado, agarré mis cosas, salude a Pedro, que se iba a duchar, con un beso en la boca y el otro (que seguía desnudo) me acompañó hasta la puerta, en camino dejé que me manosee la cola .

No quiso que me fuera, me agarra de espaldas a él y al oído dice:
-Putita, yo se que al tío le molesta que te diga así, pero se nota que te calienta, ahora, mirá como me dejas?-

Quede con la cara apoyada a la puerta, me agarró una mano y la dirige a tocársela.
No puse resistencia.
Bajó mi pantalón de gimnasia, se chupó dos dedos y ensalivados, me los metió en el culo.
Si bien dolía levemente, con los consoladores había quedado dilatadísimo, agachándome un poco lleve su aparato hasta mi ano y presioné un poco para atrás y sentirla toda adentro.
Suspiré, tapó mi boca y comenzó un mete y saca lento.

En voz baja:
-Me imaginé que con los juguetes que te metieron iba a poder penetrarte de una, me gusta como sacas la cola para sentir mas, te voy a dejar toda la leche para que cuando llegues a tu casa; te la saques y chupes tus dedos, masturbándote pensando en mi.-

Su precocidad, calentura y palabras, lo traicionaron, me bombeó no mas de tres minutos y sentí como se hinchaba dentro de mi acabando.

Me subí los pantalones y lo miré:
-Te sacaste la calentura pendejo? Me excitas, sos remacho hablando pero no sabes coger, quizá ésta putita te puede enseñar algunas cosas para que no termines tan rápido. La semana que viene llámame, tráete las maquinas, vemos de arreglarlas y hacemos algo.-

Le agarré la boca y lo besé, quise meter lengua pero no me dejó, dí media vuelta, abrí la puerta y me fui.
Llegue a casa en taxi, obvio que me desnudé y lleve a mi boca los restos dejados por Miguel, con los dedos de una mano mientras con la otra me masturbé.

Todo ese fin de semana me llenó de mensajes de texto, contando que fantasías se le ocurrían para hacer, lo que le gustaba y que lo calentaba mas, teniendo sexo.
Cuando llegó el lunes y Pedro se había ido de viaje, me invita a cenar.

Estuvimos dos días, pero ese es otro relato.

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  o da clic aquí y llena nuestro formulario. Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)