primos-relatos-gay

UN RELATO ORIGINAL DE RELARÓTICOS

Fue ese día, el primero de marzo, cuando mi primo me marcó y me invitó a ir a un vapor que para relajarnos y tomar unas cervezas; yo tenía 19 años y él recién cumplía los 18. Éramos inseparables desde pequeños.

Queda en saber que desde que entré a la secundaria comencé a tener un deseo por él; soñaba y fantaseaba con probarlo y más cuando en los viajes de familia nos bañábamos juntos… ¡era lo mejor!

Fuimos a unos conocidos baños de vapor en la ciudad y decidimos rentar un sauna privado.  Entramos muy emocionados porque estaríamos tomando y fumando como muchachos grandes y eso nos emocionaba mucho. Celebrábamos que ya éramos mayores de edad.

Empezamos a desnudarnos y él me dijo que quería tomarse unas fotos cachondas para mandárselas a sus ligues mujeres, que yo se las tomara me dijo. Estaba en el sauna con mi primo.

No puse mayor reparo. Me dió su celular y comencé a fotografiarlo. El muy menso hacía poses de modelo de revista y la verdad es que se veía tan sexy que comencé a excitarme. Obviamente yo quería esconder mi excitación pero no pude más y se me empezó a notar.

Él me preguntó que por qué me estaba poniendo caliente, que si a poco me gustaban los hombres, yo solo le dije que estaba padre y que me estaba imaginando mandárselas a las chavas pero obvio no me creyó.

En eso se quita el bóxer y comienza a mojarse y me decía que no parara de tomarle fotos; me empezó a decir que las tomara de más cerca y en eso me dice «ven primo, sabes que si tú quieres puedes tocarme lo que quieras estoy caliente por las fotos y quiero que alguien me ayude a venirme y quién mejor que tú, que eres mi primo y mi amigo, se que esto jamás saldrá de aquí…»

Yo sin pensarlo fui y toqué su rico cuerpo y su piel tan tersa; toqué desde su cara hasta sus pies, fui recorriéndolo poco a poco con mis dos manos y él me dijo que me haría el amor para que nunca se me olvidará ese día. 

Cuando ví hacia abajo su miembro ya está totalmente erecto, medía como 20 centímetros y era muy grueso y tenía muchas venas marcadas; yo tenía ganas de morderlo y que me preñara, era muy grande y de un color más oscuro que su tono de piel. 

Comenzamos a acariciarnos y me comenzó a besar , yo solo quería mamársela y así lo hice, después de 5 min ahí chupándosela me paró y me recargó sobre la banca que había en el sauna y ahí me empezó a lamer el culo como si fuera un tuétano.

Me sorprendió; yo sentía que me venía y quería gritar pero me dijo que no hiciera nada de ruido, le tomó a su cerveza, me escupió en mi espalda todo el trago y me la dejo ir metiendo un poco de cerveza en mis entrañas, yo lo único que logré hacer fue gemir a muy baja voz y empezar a disfrutar a mi primo dentro de mi.

Pasaron unos 15 minutos y varias posiciones, hasta que me avisó que se vendría dentro de mi para dejarme su semen para siempre y así jamás lo olvidaría.

Comenzó a estremecerse y sentí ese rico y abundante chorro caliente al mismo tiempo que yo terminaba y los dos caíamos de satisfacción en el suelo del sauna. Comenzamos a tomarnos una cerveza y yo sentía que aún me escurría semen, me dijo «lávate que siguen más rondas… tenemos hasta que cierren aquí».

Ese día lo hicimos 3 veces en el sauna con mi primo yo quedé súper servido y hasta un chupete me hizo en el cuello.

De eso ya 8 años que paso y hasta el día de hoy cada mes nos vemos cómo si fuéramos novios y dormimos juntos un fin de semana completo. Estamos planeando irnos a vivir a otro estado juntos para ahí poder por fin vivir juntos y ser felices 

Solo que su hermano se quiere ir con nosotros; a mí no me molesta porque 2 veces que el no ha podido complacerme su hermano lo ha hecho, pero eso ya se los cuento otro día…

En el sauna con mi primo.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)