orgia-relatos-gay

Hola a todos. Hoy les quiero contar de algo muy morboso y cachondo que me pasó en el gimnasio al que asisto. La verdad es que peso unos cuantos kilos de más, así que decidí apuntarme a un gimnasio, a ver si podía reducir el volumen de mi vientre, por lo que escogí uno que permitía ir a cualquier hora.

Por razones de trabajo solo podía ir o a primera hora de la tarde o a ultima hora, así que el primer día decidí ir a primera hora de la tarde pues estaba casi vacío, siempre había un número entre tres y cuatro hombres, eran en su mayoría culturistas, totalmente depilados y con grandes pectorales.

De hecho aquel día habíamos más que de costumbre, a la misma hora llegamos, tres, más los tres que había de siempre, fuimos al vestuario a ponernos la ropa adecuada y a iniciar los ejercicios habituales.

El propietario dejó un encargado y le dijo que ese día no iban a acudir más al gimnasio, y le dejó las llaves a uno de los más veteranos dejándole el encargo de cerrar cuando nos fuéramos todos.

Terminamos todos casi a la misma hora yo fui el primero que se retiró, empecé a quitarme la ropa para ducharme y volver a casa. A los pocos minutos entraron el resto, a los vestuarios, yo fui hacia las duchas, abrí la llave y dejé correr un poco el agua y empece a ducharme.

Mientras el agua me caía por el cuerpo oí una voz detrás de mi. Al voltearme había uno de los culturistas, tenia una polla enorme y en total erección, estaba hablando con otro también muy bien dotado.

Ver tal escena hizo que mi pene fuera despertando, por lo que terminé de ducharme y salí hacia el vestuario para terminar de secarme; me senté de espaldas al pasillo donde estaban las duchas y estando sentado noté como algo que golpeaba mi hombro, volví la cabeza a ver quien era, era uno que habia terminado de ducharse, me preguntó «te gusta mi aparato», sonreí e hice un gesto como no dándole importancia.

Iba a seguir con mi tarea, cuando volví a notar sobre mi hombro, como un suave toque, volví de nuevo la cabeza era otro, de los habituales, al volver la cabeza me encontré con la polla del otro en erección, y me dijo «si no lo has probado, no sabes lo que te pierdes», y antes de poder decir nada me metió su verga en la boca.

Lo hizo con fuerza para que no pudiera protestar, la metia y la sacaba cada vez con mayor ritmo y la verdad es que conforme su cuerpo se movía la fuerza o resistencia de mi quijada se iba haciendo menor, por lo que terminé mamándosela con mucho empeño, recorriendo con mi lengua cada centímetro de los 18 que medía su verga.

El muy cabrón se corrió en mi boca inundándola de semen, el cual me hizo tragar. Los tipos me invitaron a que les acompañara a la sala de masajes y que me tumbara en la camilla, les complací, entonces el otro cuya polla estaba también en erección me la acerco a la boca y dijo «empieza a lamerla suavemente», mientras el otro invitó a los cuatro que quedaban en las duchas a participar en la fiesta.

Cuando reaccioné mi cuerpo y mis agujeros (culo y boca) eran el centro de un espectáculo sexual en el que estaban participando todos los miembros del gimnasio.

Fue entonces cuando entre todos me dieron la vuelta, el que estaba con su polla en mi boca fue sustituido por otro, estaba yo lamiendo y chupando una polla tras otro sin darme cuenta de quién era quién.

De pronto noté como me acariciaban los gluteos y tocaban mi culo suavemente lo que me producia una sensacion de bienestar, de repente noté como algo fino y duro penetraba en mi ano, no protesté pues no me produjo ningún dolor.

Entre todos fueron dilatando mi hoyo poco a poco, de pronto y sin darme cuenta note como entraba en el algo grueso y carnoso era uno de ellos, metiéndome su aparato por el culo, lo tenia tan lubricado que no sentí ningún dolor, de repente note como aquello entraba y salía produciéndome gran placer.

Habían pasado apenas diez minutos y noté como si vertieran en mi recto un líquido espeso y caliente, aquel se habia corrido dentro de mi culo, paso delante y me invito a limpiarle la polla con la lengua cosa que hice, poniéndosele otra vez dura, estaba en esta labor cuando, volví a notar otra vez como era penetrado.

Así me estuvieron follando todos los que habia en el gimnasio y yo limpiando luego sus pollas despues de haber descargado todo su semen dentro de mi.

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  o da clic aquí y llena nuestro formulario. Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)