Hoy les contaré cómo volví realidad mi más grande y pecaminosa fantasía; la vez que contraté a una puta para poder cogerme a mi hijo. Iniciaré contando que soy un hombre varonil, alto, casado desde hace veinte años y padre de tres hijos (2 hijas y un hijo).

Siempre he tenido claro que soy bisexual y por mi hijo hace tiempo que comenzó mi fantasía, mas desde que cumplió los 16 años mi atracción hacia él se descontroló. A escondidas lo veía bañarse desnudo o lo veía cuando se la pasaba en boxer por toda la casa. Mi mente volaba.

Me animé a más un día que estaba solo con él cuando le pregunté si ya había tenido relaciones con mujeres y me dijo que no, que era muy tímido y que ni una novia tenía. Aprovechando la confianza le pregunté si se hacía pajas y me respondió que pocas veces.

Ya eran tantas las ganas de verlo arrecho que le propuse hacer un trío entre él, una vieja y yo (aquí en la costa una vieja es una mujer joven). Obviamente disfracé mi morbo justificando que era para enseñarle lo placentero de tener relaciones y que así él pudiera descargar tantas tensiones que tenía. Al decirlo hubo silencio de parte de él pero al fin aceptó.

Yo organicé todo para aquél día; un amigo me prestó su apartamento, yo contacté a la chica y le expliqué la idea de hacer un trío con mi hijo de 16 años, que iba ser su primera vez y que tendría que tenerle paciencia y ser muy complaciente con mi hijo. La pasta que me cobró era suficiente para saber que entendía la misión.

Así pasaron los días y le comenté a mi hijo que ya todo estaba arreglando para que el día que habíamos quedado no se comprometiera con otra cosa y él estuvo de acuerdo.

Ya el día tan anhelado le dije a mi hijo que se lavara bien la verga y que fuéramos en ropa deportiva al encuentro. También hablé con mi esposa y le dije que iba con Gabriel (así se llama mi hijo) a una integración deportiva y que regresaríamos por la tarde

Salimos camino al apartamento y ya estando allá llamamos a la chica; a mi hijo se le notaba lo nervioso pero yo le di una copa de aguardiente para que se fueran los nervios. Entonces tocaron la puerta y me dirigí a abrirla y ahí estaba la vieja, vestida con una minifalda, blusa escotada y tacones.

Entró y le brindé algo de tomar; se puso cómoda y después le presenté a mi hijo quien muy apenado la saludó. Ya en la habitación la chica y yo nos desnudamos pero mi hijo estaba nervioso, se le notaba. Así que ella lo agarró de la mano y empezó a tacarle la verga por encima de la sudadera. Por los movimientos él entró en calor y con otro trago de aguardiente se dejó llevar del momento. Ella empezó a desnudarlo hasta lograr tenerlo como Dios lo trajo al mundo.

Era increíble ver a mi hijo con una verga de 19 cm, bien cabezona y curva hacia la izquierda (como la mía). Quise ser yo quien le mamara la verga pero me aguanté y me conformé con ver mientras la chica hacia su trabajo de mamarle la verga.

Yo disfrutaba observando mientras me masturbaba. No duró ni 5 minutos cuando mi hijo emitió un sonido duro y se vacío en la boca de la chica luego de lo cual quedó como desmallado y al rato recobró nuevamente las fuerzas. Ahí le pregunté si le gustó y me dijo que si.

Le dije “ahora vas a experimentar lo que es meterle la verga a la chica por el chiquito o por la chucha” (aquí en la costa es vulva coño panocha) “pero está vez yo voy a participar” le dije. Obviamente yo quería sentir el roce de su verga en mi mano. Él se acostó boca arriba y la chica se le sentó en la verga y yo me le fui por atrás y se la metí a ella también.

Yo me sentía en la gloria cuando nuestros huevos se encontraban; estaba tan arrecho que me vine a chorros dentro de su culo la saqué y mi hijo cogió confianza y la penetró por el culo ya lubricado por mi.

Está vez duró como 15 minutos cuando se derramó dentro de ella. Le pagué a la chica ella se fue y quedamos los dos en la cama recuperando fuerzas. Créanme: se veía tan rico verlo con la verga aún morcillona y roja por las faenas. Entonces le dije “si quieres para terminar, y que quede entre nosotros padre e hijo, nos hacemos una paja”. Apenado dijo que si.

Yo saqué el celular y puse un vídeo de bisexuales que tenía guardado en Telegram. Era una vieja mamándole la verga a los dos hombres y después un hombre le chupaba la verga y el chocho a la vieja. Podía ver que mi hijo estaba hinotizado viendo la escena y con la verga nuevamente a mil. Era mi momento.

Le dije “mira agárrala así y luego subes y bajas, primero despacio y despues más rápido hasta que te salga la leche” claro que mientras se lo decía pude tocarle ese trozo que me volvía loco. Él me hizo caso y comenzó a hacerlo. Ahí lo tenía acostado a mi lado jalándosela.

A los pocos movimientos estiró las piernas, arqueó la espalda y empezó a gemir mientras unas gotas blancas casi transparentes le brotaban de la cabecita. Luego de eso solo se tiró casi dormido. Era tarde así que nos bañamos y salimos para la casa.

Pasaron unos días cuando una tarde que estábamos solos me preguntó si a mí me lo había mamado un hombre y le dije que sí, que cuando era más joven me había culiado unos jóvenes y que fue parte de mi experiencia, pero que eso contrario a la creencia popular no me volvía gay. Luego le pregunté que por qué la pregunta y me dijo que la escena de la película le estaba dando vueltas en la cabeza.

Yo le dije “quieres experimentar que otro hombre te haga sexo oral?” y me dijo que si, pero que fuera en otro sitio, fuera de la casa. Yo dije “quieres un pelado de tu edad o un hombre mayor como tu padre?” y la repuesta me dejó atónito: “así como tu papá”.

Yo le dije por qué no lo cuadramos para el día del padre, así nos tomamos unas polas y salimos en plan de padre e hijo allá mismo al apartamento de mi amigo. También me adelanté a advertirle que lo que fuera a pasar ahí ese día nadie lo tenía que saber nadie y me lo juro que era un secreto.

Llegó el dichoso día del padre. En la casa mi esposa me hizo un almuerzo y la pasamos bien los cinco. Luego le dije a mi esposa que iba a salir por la noche con mi hijo y me dijo “bueno yo aprovecho y visito a mis padres”. No me importaba qué hiciera.

Eran las 6 de la tarde cuando salimos mi hijo y yo a un bar; pedimos media de aguardiente y nos dirigimos al apartamento. Estando ya dentro del apartamento nos quitamos la ropa quedando en boxer y le dije “quieres ver porno” y me dijo que si

Busqué una peli de gay y salió un viejo mamandole la Vega a un joven, la escena perfecta para lo que quería hacer. Para cuando le serví el trago a mi hijo noté que ya tenía la verga parada y se estaba pajeando. Entonces le dije “ven y te ayudo”. Ahí el retiro su mano y yo se la agarré y empecé a pajearlo. Me encantaba tocarlo como lo estaba tocando.

Por su parte, él solo respiraba hondo e incluso en un momento cerró los ojos y yo aproveché y me la metí en la boca. De primera él quiso apartarme pero yo lo detuve. Era mi momento y lo iba a disfrutar.

Con mis manos tomé sus muñecas y las llevé a su espalda. Estábamos en la sala, el de pie con los calzones en los pies y yo hincado frente a él comiéndome su polla que palpitaba dentro de mi boca.

Puse en práctica todo lo que sé de comer verga y le di cátedra de cómo se chupa una pija. Recorría con mi lengua todo su tronco, la besaba, succionaba su glande y sus huevos, la lamía de arriba a abajo y viceversa todo mientras se iban marcando más las venas de su pene que estaba aún más parado que cuando con la vieja, o al menos esa era mi impresión.

Me estaba dando un bufete con la verga de mi hijo. La llene de saliva, la escupí, me pegaba en la cara con ella. Era toda mía mientras él gemía como loco aún con los ojos cerrados.

Luego se animó, me soltó las manos y las puso sobre mi cabeza a grado que ya era él quien controlaba los movimientos los cuales cada vez eran más bruscos e intensos, provocando que casi me vomitara, pero era lo que yo quería y no le iba a quedar mal.

Ahí pude sentir como su cuerpo se tensó, sus piernas se estiraron y con un gemido enorme me largó sus cinco chorros de leche dentro de mi boca. Todo me lo tragué y le seguí chupando la verga hasta que se le fue durmiendo.

Le brinde otro trago y bo pronunció palabra estaba como apenado conmigo yo me masturbe al rato
Yo quería ser penetrado pero quería que el lo deseara pero no sabía cómo hacerlo llame a mi amigo y le pregunté si el tenía mero macho o vitafer y me dijo que si le dije a mi hijo que si quería recuperar fuerzas le preparaba un jugo acepto y aproveché y le di mero macho al cabo de 10 minutos ya se estaba masturbando otra vez le dije quieres repetir se quedó en silencio y me dijo que si.
Le pregunté quieres penetrarme y se quedó callado yo lo acosté le chupe la verga y me fui sentando en ese pedazo

Me senté en ese pedazo de verga y mi hijo gozaba como nunca se animó y me puso en 4 patas de lado con pies en sus hombros en fin me dió verga un buen rato hasta que eyaculo en mi cara.

Cuando estábamos en la ducha me dijo papá te gustó lo que hicimos y yo le dije no es que me halla gustado lo que hicimos la pregunta es a ti te gustó lo disfruto y el algo apenado me dijo si papá me gustó mucho gracias por ser tu quien me enseñará le dije yo también lo disfruté

Mi segundo vez con mi hijo fue cuando nació mi segundo nieto ya el tiene 25 años casado dos hijos ahora vive en Bogotá Colombia su segundo hijo o sea mi nieto nació para un mes de junio mi nuera estaba delicada de salud y había una posibilidad de sacarle el niño antes de tiempo por estado de mi nuera mi hijo estaba muy preocupado pidió permiso en la región donde lo tenían el pertenece al Ejército nacional de Colombia total estaba muy abatido yo lo llame y le dije que si le gustaba la idea de ir acompañarlo allá a Bogotá y me dijo si ven quiero un apoyo de un amigo y más UD que es mi padre.

Lo llame y le dije que llegaría por la mañana de aquí donde yo estoy a Bogotá en carretera son 14 horas de camino

Llegué como a las 10 de la mañana descanse me di un baño y me puse hablar con el estaba destrozado recuerdo que lloro en mis brazos y me dijo que no quería perder a su esposa yo lo abrace y le dije que ella estaba bien y que confiara en Dios lo lleve a la cama y empecé a sobarle la cabeza eso lo relajaba y se quedó dormido (así lo dormíamos cuando estaba pequeño o tenía problema) durmió toda la noche ala mañana siguiente le prepare el desayuno comió y se metió a bañar.

Estaba algo barbon o barba recuerdo que entre al baño estaba desnudo y le dije ven que te voy afeitar tu esposa no debe verte derrotado en mi mente quería mamarselo deduje que tenía como 15 días sin culiar pero no pude quiero que sea el quien me lo pida no quiero que el se sienta presionado fuimos a la clínica nos tenían buenas noticias los síntomas de placancia ya no estaban y pudo dar a luz normal a los días le dieron salida y los padres de la esposa de mi hijo o sea mi nuera se la llevaron para Pereira a pasar la dieta allá

Yo me quedé con mi hijo en Bogotá una noche salió me dijo que iba a salir con una amiga que conoció iban a bailar y a tomar Guaro(aguardiente) a eso de la una de la mañana regreso yo me levanté y fui a la sala estaba pasado de trago y mal humurado le dije que te pasa cuéntame soy tu padre el me dice tengo casi un mes que no tengo relaciones y hoy salí con esa amiga me arrecho y no me quiso dar culo y ya no quiero hacerme más pajas

Yo le dije hijo que propones aquí estamos solos tu y yo lo que tú quieras se hace El me dice hace muchos años que yo no he tenido relaciones con nadie por atrás y cada vez que me acuerdo lo que pasó contigo papá me pongo arrecho yo le dije y allá en cuartel tanto marica que hay no te has culiado a uno y me dijo no

Yo le dije bueno hazte la paja y el me respondió me ayudarías tu papá si lo quieres te ayudo y me dijo si. Nos desnudamos ma arrodille y empecé a Marcelo tenía tantas ganas que se vino de una en mi boca me trague toda su leche esa noche me culio o penetró dos veces y esa semana solo descansa vamos cuando salíamos a comer fuera de casa llegábamos y permanecimos desnudo todo el tiempo.

jagudelomeza34@yahoo.com

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)