Hola, este relato que les voy a contar es de total veracidad. Pasó hace varios años cuando yo tenía 25 años, andaba con novia y todo, pero la verdad siempre tuve una gran atracción por las vergas.

Por entonces yo ya había terminado la Universidad y pues mi vida era normal y tranquila como la de cualquier otro. Sin embargo, por mi casa había un vecino que lo llamaré Antonio. Él era un ex estudiante de la academia Militar de El Salvador y éramos casi de la misma edad. 

🔥 Un relato exclusivo de Relaróticos 🔥

Tenía mujer y todo, hasta dos hijos, y se notaba que era un mujeriego de madres. Cuando yo lo conocí, no nos hablábamos ni éramos amigos pero con el tiempo nos encontrábamos por la calle y nos saludábamos y a mi siempre me llamó la atención pues lo veía un semental.

Físicamente era moreno, como de 1. 70 de estatura, cuerpo marcado que se le veía súper sexy siempre y más cuando andaba en calzonetas o short pues se le marcaba una verga que cualquiera volvía la mirada a ese paquete. 

Un día con un amigo estábamos platicando como todas las tardes y Antonio salió a fumar y nos saludó y bueno, le hicimos plática; así comenzó la cercanía con él. Un buen día que ya éramos amigos él había invitado a su primo a su casa, otro vato que le gustaba el relajo.

Estaban tomando y en bromas se quitaban la ropa y se ponían de reto ver si salían desnudos a la puerta de la casa, y en eso los vi a los dos y no mamen, parecían caballos los dos. Tenían unas vergas grandes morenas y unos huevos colgantes enormes. 

Entre bromas me invitaron a su casa y ahí ya había cerveza y todo. Cómo a las 11 de la noche pusieron una porno y nos calentamos; su primo estaba acostado en un sofá con dirección a la tv y se había metido las manos a sobarse la vergota que se le marcaba grande.

Mi amigo R. Antonio se había sentado a mi lado; el sofá estaba ubicado atrás del sofá donde estaba su primo por lo que no nos veía. Yo estaba que no lo creía, mi sueño y deseo hecho realidad, dos hombres hetero con mujer y con enormes trancas . 

Yo de reojo miraba el bulto a mi amigo y él lo noto, a propósito se sacó la verga bien parada que medía cómo 22 cm y a la que yo me quedé viéndola hipnotizado. No me fije y cuando reaccioné lo vi a su cara y él estaba sonriendo con cara de lujuria. 

Aprovechando que su primo no nos miraba, mi amigo me hacía señas, me la ofrecía a que se la mamara y a mi me dio miedo, pero no sé por qué le dije que mejor ya me iba. Él se ofreció a acompañarme a la casa que estaba al cruzar la calle, así que se subió el short y le dijo a su primo que ya iba a regresar.

Yo abrí la puerta de mi casa y él me acompañó hasta mi cuarto y me dijo “qué onda cabrón quieres que me vaya” y yo le dije que no. Entonces me dijo “ ok… ¿te gusta mi verga, verdad? 

Solo respondí idiotizado que sí. “¿Entonces?” me preguntó pero le dije que no sabía. “¿Tienes novia, no?” volvió a preguntar a lo que le respondí que sí. Lejos de detenerlo mi respuesta lo terminó de motivar.

Se sacó la verga que era hermosa, grande y tenía vida propia. Se balanceaba de arriba hacia abajo y me dijo: “yo sé que eres un maricón y que te encanta la mazacuata y me vale verga que tengas novia, mira tengo la verga bien parada y no he cogido desde hace tres días porque mi mujer no está, pero hoy por fin mi verga va a probar culo”.

Se acercó a mí y me dijo, “repite conmigo, ́quiero probar tu verga, que me rompas el culo y me metas el garrote hasta el fondo´» y así repetía todo lo que él me decía.

Después le dije yo mismo “póngame a mamar verga; quiero que un garañón como usted me haga su puta y que me monte como caballo, quiero ser su yegua y que me tire la leche en la boca y también me deje el culo chorreando de leche. Quiero ver que tan fuerte es su verga y la fuerza con que me coja”.

Terminando de decir esto estaba cuando me dijo “arrodíllate y sácame la verga de mi short”, y me agaché y cuando me acerqué para olerla, puta… un olor a macho que me enloqueció. Su verga olía a sexo riquísimo.

Luego le bajé el short y me prendí como becerro; en eso estaba cuando llamó por cel a su primo para que viniera a mi casa y cuando tocó entró el primo a mi casa se sacó la verga y me dijo “espérate culero que hoy vas a saber lo que es ser pisado por dos garañones”. 

Esas palabras eran música para mis oídos y cuando el primo me vió le dijo a su primo, “no joda primo y qué pasó… no me diga que él es maricón y que le gusta la verga”, a lo que su primo  respondió “Simón éste es un reverendo puto que le gusta la verga. Antes que usted llegara lo tenía de rodillas mamándome la verga así que bueno… ¿se anima a que le demos los dos una gran pisada?”

El primo le dijo “a huevo pero déjeme ver y comprobar si mama bien la verga” y dicho esto me dijo venga dame placer con su boca, y póngase a mamar verga”. Esto era un sueño, yo tenía dos hombres que me habían puesto a mamar y yo chupaba de arriba a bajo y me ahogaban con sus pitos.

Después vino lo mejor, le dije que era hora de saber quién de los dos pisaba con más fuerza y se turnaron. Primero mi amigo y después su primo. Yo le dije que se acostara que yo me la quería ensartar solito, le puse saliva en la verga y comenzó la lucha por meterme la vergota que tenía un chorro de baba.

Cómo era tan gruesa no me entraba y me dolía, al punto que hasta las lagrimas me comenzaron a salir, pero en una de esas su primo me agarró y me dijo, “nel maricón así no te va a entrar”, y le dijo a su primo “ponlo acostado boca arriba, yo le me pondré por su cabeza y que levante las patas y yo se las voy a sostener; así tendrás el culo a tu disposición”.

Haciendo esto me dijo su amigo, “métete mi verga en la boca y no vayas a gritar para que mi primo pueda fecundarte rico”. Yo lo hice y en eso me dice mi amigo “¿estás listo?”. Yo solo moví la cabeza en señal de si, y el cabrón me la encajó en la entrada del culo y su primo me decía palabras o señas para que me calentara y de repente mi amigo me la dejo ir hasta el fondo y sólo logré dar un pujido, porque sentí que me había roto el culo.

El dolor era insoportable tanto que solté la verga de su primo y les dije que me dolía, que me la sacara, pero su primo me dijo “nel nel maricón, hoy vas aguantar y esto apenas comienza porque hoy si te vamos a dar una gran pisada de locos así que tu relájate y disfruta el momento”. 

Luego le dijo a su primo “no le saques la verga, déjasela adentro para que el ano se le acomode, mientras sigue mamandome la paloma eso te ayudará a olvidarte del dolor”. Algo me decía que el primo tenía mucha experiencia.

Un rato estuve mamando y los dos decían “puta este cabrón sí que sabe cómo disfrutar, tiene dos vergas y se las va a gozar las dos”. Yo estaba orgulloso de mí mismo. Al cabo de un buen rato ya no sentí tanto dolor y le dije a mi amigo “dele, comience a sacarla y meterla despacio mientras yo sigo mamándole la verga a su primo” y rápidamente inició.

Así estuvimos, dándome su verga completa. Después fue el turno de su primo y cambiaron de rol, pero cuando su primo me vio el culo abierto me dijo, “puta te jodio mi primo pero vas a ver que yo te voy a sacar hasta los pedos… ahí te va puta, te voy a meter mi garrote” y me la dejó ir de un solo golpe.

Yo gemía de dolor pero él solo se reía y mi amigo dice “qué le pasó? le rompió hasta los intestinos”, y me puso a mamarle la verga. Los dos decían “este maricon si es una gran puta, creo que lo vamos a tener de amante para comernoslo siempre». Después me dijo el prolijo de mi amigo, “¿quieres que los dos te metamos la Verga a la misma vez?” Yo le dije que si.

Mi amigo le dijo a su primo que se acomodara; mi amigo se acostó boca arriba, yo me senté en su verga y me dijo vamos a besarnos, eso te ayudará a relajar el culo. Se me hizo tan sexy que un hétero casado anduviera besándome.

Si funcionó la técnica con mi culo que se fue abriendo de a poco. Luego su primo se puso detrás de mí y dijo “bueno ahí te va” y zas, me la comenzó a meter. Wooo, yo sentí un dolor espantoso pero ya era muy tarde y me dijeron “vamos puta cómete estas dos vergas que te vamos a dejar el culo bien preñado con nuestra leche, mejor gózalo”. 

Nos besábamos mientras me pisaban, así estuvimos como 40 minutos hasta que dijeron “estás listo para recibir el semen, te vamos a preñar” y yo les decía “llénenme de leche, por favor” y en eso los dos comenzaron a eyacular bien sudados.

Sentí algo caliente que me salía de mis entrañas y esa sangre con semen. Ellos sacaron sus vergas bien cansados y me dijeron “limpia nuestras vergas y trágate los restos de leche que más tarde te la vamos a echar en la boca”. 

Yo estaba tan agotado que no me podía parar ni caminar porque estos dos me habían desvirgado, cuando me quise parar y no podía cerrar las piernas. Nos quedamos así los tres desnudos en mi cama.

Al día siguiente me desperté con la sábana manchada de semen y sangre y mis amigos al despertar vieron eso y dijeron “Ay, si te desvirgamos y qué… te gustó o no. De ahora en adelante vamos a ser tus maridos y te vamos a pisar cuando queramos, y prepárate que más tarde te vamos a pisar otra vez, y te vamos a echar los mecos en la boca” y yo solo dije “gracias” a los dos.

Miguel.301081@hotmail.com

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)