Hola, mi nombre es Fernanda y soy estilista y transgénero , hay conocí a un chico que me cautivo desde el primer momento en que lo vi, su nombre es Jaime; el es rubio, alto y corpulento.

Ese primer día que lo atendí me puse muy nerviosa, pero él fue tan agradable que me hizo el día muy placentero, como en las estéticas atendemos por turno, no creí que lo volviera a atender tan pronto, pero a los 15 días regreso y pidió que yo lo atendiera, eso me puso muy feliz y ya me sentí más libre de preguntarle acerca de él.

Poco a poco nos hicimos amigos y al pasar del tiempo supo por su primo que me gustaba, pero para nada cambió su manera de ser y eso me agradó aún más.

Con el tiempo yo empecé a atenderlo de forma muy especial y ya hablábamos de mucho más cosas personales, me dio su número de teléfono y Facebook, así que pude verlo cuantas veces se me antojaba en sus fotos que eran para mí lo mejor que me había pasado.

Después de varios años, nuestras pláticas se volvieron más intensas y poco insinuantes, ya había coqueteo por ambas partes y ese jugueteo me encantaba.

En una ocasión llegó un poco tomado y ke insinuó que se dejaba hacer lo que yo quisiera, pero ese día se metieron a robar a mi casa y no le puse mucha atención, así que se fue y no pasó nada. Al poco tiempo regreso y me comentó que estaba muy cansado, así que me ofrecí a darle un masaje con una máquina de baño que se utiliza en barberías, así que no lo tomo a jal y ke dijo que aceptaba, pasamos a un cubículo especial donde aplicábamos faciales y ahí fue donde por primera vez toque todo su cuerpo para deleite de mis manos.

Fui masajeando cada parte de su cuerpo y noté como hiba teniendo una ereccion, ya que llevaba puesto un ligero pants y después descubrí que no traía ropa interior, bueno al darme cuenta de cómo crecía su miembro levante su camisa y empecé a tocarlo más descaradamente.

Él no decía nada y solo decía que estaba muy a gusto, cosa que me hizo seguir y sin pensarlo levante el elástico de su pants y al momento salió brincando su pené súper erecto y palpitando.

Sin dudarlo ni un segundo lo metí por completo a mi boca y el suspiro, no teníamos tiempo porque había muchos clientes, así que chupe lo más rápido que pude y sentí como sus piernas se ponían rígidas y su abdomen se tensaba, pero en un momento el tomo mi cabeza y me quito y solo vi cómo salían chorros de esperan que caían sobre su vientre.

Fue inolvidable ese momento, el primero de muchos que pasamos

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)