🔥 Un relato exclusivo de Relaróticos 🔥

Te voy a contar una experiencia que tuve en una misión, pues soy de religión católica. Nos habían invitado a ir a una semana de misión a varios chavos de diferentes lugares de la República.

En el viaje conocí a más compañero con los que me iba a tocar quedarme. Llegados al lugar nos repartieron en grupos de 6, yo ya le había echado el ojo a un chavo flaquito, algo y aperlado que se veía tan inocente que me excitaba como loco.

El domingo que llegamos al pueblito recibimos la sorpresa que nos dejaron una casa sola para los seis compañeros, la cual se dividía en tres recamaras y un baño afuera. Nos acomodamos en las habitaciones y me agradó que compartía cuarto con el chavo que me había llamado la atención.

Por el contexto en el que viajabamos no creí que fuera a suceder algo, sin embargo esa misma noche de domingo y madrugada de lunes yo veía que él iba mucho al baño y solo se la pasaba en el teléfono por lo que decidí escribirle «No te la jales tanto o échale menos saliva para que no se escuche que te la estas jalando”.

Él solo se rió y dijo “ah, pues enséñame”. Sí, me quedé sorprendido porque no sabía si era una trampa o lo estaba diciendo de verdad; él estaba en el baño y yo en el cuarto y después de un par de mensajes para ver si era real la propuesta me dice «ven al baño y aquí me enseñas» yo tenía miedo, pues era un solo baño para los seis, pero sí me animé a ir.

En cuanto llegué al baño él la tenía parada y estaba viendo porno; ve que abro la puerta del baño y me dice «ándale pues» yo nervioso le dije, «si le entro, pero aquí no, ¿que tal si viene alguien y nos encuentra?» Él estaba quitado de la pena y decía que no pasaba nada, yo si quería tener acción pero no me atrevía a qué fuera en el baño pues era muy arriesgado, por lo que le dije “si quieres algo te veo en el cuarto”.

El cuarto en que dormíamos tenía una puerta anexa que daba al cuarto de alado y solo estaba tapada por una sábana, así que con facilidad podían ingresar, pero como ya eran las dos de la mañana no había riesgo en que entraran a nuestro cuarto los compañeros de al lado; llegué de nuevo al cuarto y me senté en la cama, segundos después llegó el chavo ya con la verga de fuera.

Él se acercó y me dijo «ándale, no que me ibas a enseñar» y yo directamente se la empecé a mamar, pero yo solo imaginaba que sucedería eso, le media unos 15 cm pero era cabezona y se le marcaban las venas riquísimas. Mi sorpresa fue cuando me dijo «anda recárgate en mi cama y bájate el pantalón”.

Muy puto y todo pero como quiera me espanté y no quería que me la metiera porque sabía que cuando me la metiera me iba a doler y si hacía algún gemido podía despertar a los del cuarto de alado.

Al fin me convenció y me bajé el pantalón, me recarga en su cama, puso saliva en su verga y en mi culo y me la empezó a meter de a pequeños movimientos; el chavo flaquito me abrazo y me respiraba en mi oído por lo que me súper excitaba, me dolía mucho pero no podía gritar, ni gemir, cosa que él aprovechaba para metérmela y sacarla más rápidamente mientras con una mano me tapaba la boca.

A los minutos agarró un ritmo tan rico en el que además de bombearme me empezó a besar y estaba él tan excitado que me agarraba del pelo y me agarraba la verga.

Al fin no quiso acabar dentro de mí, se quitó el condón y metió su verga en mi boca y ahí pude sentir sus venas en mis labios y a los segundos de chupar su tronco sentí que le salió el semen calientito muy rico por cierto.

Me dio las gracias por enseñarle y se acostó a dormir; durante una semana no pasó nada pero llegando al seminario volvió a suceder, él tocó la puerta de mi habitación (pues ahí si son individuales) le abrí yo sin saber quién era, me tomó del cuello ahorcándome y se metió al cuarto; luego bajó su pantalón, me puso de rodillas y metió su verga en mi boca e hice que se bien viniera en ella.

Así seguimos durante todo el seminario hasta que cada quien regresó a su lugar de origen; aún es fecha que seguimos hablando y me manda fotos de su verga o hacemos llamadas muy horny, y está pendiente otra cogida para cuando nos veamos en persona.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)