Un relato exclusivo de Relaróticos.com

Yo, desde niño, sabía que me gustaban los hombres y siempre fantaseaba con mi padre ya que él es un un hombre robusto, moreno, pelo chino y alto; yo tenía 15 años, era delgado y de pelo chino.

Siempre que él se bañaba me gustaba verlo por la ventanilla del baño y creo que se daba cuenta porque siempre se tapaba sus partes cuando la tenía parada cosa que a mi me excitaba muchísimo verlo desnudo y me masturbaba fantaseando con él.

Por cosas financieras mi madre tuvo que empezar a trabajar ya que mi padre tenía trabajo propio y a veces tenía dinero y otras no y eso provocaba discusiones entre ellos.

Mi madre se iba a trabajar todo el día y aveces mi padre también, los días que no tenía trabajo se quedaba en casa y yo después de la secundaria regresaba a casa y como típicos hombres andábamos en boxer o truza por toda la casa lo cual a mi me encantaba porque le veía el paqueton que se cargaba.

Un día, los dos estábamos viendo una película y pasaron escenas de sexo; yo dándole la espalda a él, no me había dado cuenta que él la tenía bien parada sino porque lo vi y como traía truza se le habían salido los huevos y se le estaba asomando la cabeza, lo cual yo me me quede sorprendido al vérsela a un metro de distancia esos 20 cm a punto de estallar y él me dijo «Qué, a poco a ti no se te paró? está bien buena esa vieja de la película… si pudiera me la cogería ya que tu madre no quiere ni que la toque».

Se levantó de la sala y se fue a su recámara diciendo «me bañaré para que se me baje esta calentura». Yo me quedé bien excitado al verlo a él con semejante erección y me quedé viendo la televisión unos 15 minutos más hasta que me fui a mi recámara.

Fue al pasar por el pasillo que veo que no estaba bien cerrada la recámara de mi padre y yo, todavía excitado, abro más la puerta sin hacer ruido y veo que mi padre está durmiendo todavía excitado. En ese momento a mi se olvidó todo nomas lo que pensaba era chupar esa gran verga de mi padre; me acerqué a él muy despacio para no hacer mucho ruido hasta que me puse enfrente de él.

LO MÁS RECIENTE

Con mi mano temblando toqué muy rápido esa verga y al ver que no se movía lo volví hacer pero más lento y nomas empecé a sentir como se iba parando más su verga; yo me quité mi boxer y muy despacio le saqué su verga por un lado de su truza.

Por fin ya tenía ese trozo en mis manos y lo empecé a masturbar y masturbarme y eso mi padre se despierta y me dice un poco molesto «Qué estás haciendo? soy tu padre!» a lo que yo le contesto «me gustan los hombres y como usted dijo que mi mamá no quería que la tocara… yo vine a bajarle esas ganas que trae» a lo que el se quedó pensando y me dijo «eres maricon y es tu primera vez con un hombre como yo?» a lo que contesté «si, es mi primera vez tocando una verga».

Mi padre me dijo «quieres verga? pero la vas aguantar» a lo que me subí a su cama y, todavía inexperto, empecé a mamarle la verga y él me le dijo «valla que traía ganas que una buena mamada».

Él me sujetó la cabeza para que yo se la chupara mejor y después de 15 minutos me dijo «ponte crema en tu colita porque viene lo mejor». Yo bien excitado lo hice y primero empezó a masajear mi colita con su verga y con una mano me metía el dedo en mi boca hasta que comenzó a meter la puntita.

A mi me empezó a doler a lo cual le dije que me la sacara; él no me hizo caso y empezó a meterla y sacarla cada vez más rápido por lo que le volví a decir que me dolía y me contestó «querías verga… ahora te la metes» y fue lo que hizo, de golpe la metía toda a lo que yo grité y me tapó la boca y me dijo «deja que se dilate tu colita y ya no te va a doler» y fue cuando empezó a meter y sacarla.

Primero gritaba de dolor y después de placer, tanto que hasta le decía que me la metiera toda, me gustaba cómo pegaban sus huevos con mis nalgas hasta que él se acostó y me dijo «súbete arriba de mi» lo cual yo hice y me la metí y me empezó a mover él con sus manos y después yo solito hasta que yo me empecé a masturbar y le dije que ya me iba a venir y me dijo «echalos».

Se los aventé en su pecho y me dijo cómetelos lo cual hice; después de un rato me dijo «ya me voy a venir… dónde te los echo?» lo cual yo le dije que en mi colita y así lo hizo, sentí ese semen caliente en mi colita y una vez que él se recostó me dijo «esto va hacer un secreto entre tú y yo».

Después nos metimos a bañar los dos juntos y se la volví a mamar en el baño hasta que se vino de nuevo.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Publicado en: Gay

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)