Esto paso hace un par de meses, antes de iniciar la cuarentena. Yo me llamo Bryan, soy de Honduras, tengo 20 años y me gustan los hombres bien machos. Físicamente tengo el cabello negro, no soy muy alto, ojos azules.

Un día fui al banco hacer un transferencia y para mí suerte me atendió un cajero bien guapo, ojos cafés, alto y con un cuerpazo que se le resaltaba por la ropa bien ajustada que traía; él se llama Iván y tiene 23 años (lo leí en su carnet).

Noté que el se interesó mucho en mi pues mientras hacia la transferencia el trataba de hacerme plática, incluso me pidió mi número de celular y se lo di fácil, pues ni como negárselo.

Por la noche me mandó un WhatsApp y me dice «soy Iván, el chico del banco» aunque yo ya lo había reconocido por su foto de perfil; empezamos a mensajear bien hot, me decía que yo le gustaba, que estaba enamorado de mis ojos, que desde el principio lo habían cautivado.

A decir verdad yo no imaginé que a él le gustaban los hombres pues se viste bien macho y no tiene rasgos afeminado aunque yo tampoco los tengo.

Quedamos al sábado siguiente de vernos en un motel; ahí llegamos abrimos la habitación y empezamos a besarnos descomunalmente, él cómo loco empezó a besarme el cuello y me dice que nos grabáramos mientras cogíamos y yo acepté.

Me empezó a quitar la ropa lentamente y me mamaba las tetillas; él traía una polo muy ajustada que hacía resaltar sus músculos y un buzo que le hacía notar el paquete, así que le quité la polo y empecé a pasarle la lengua por el pecho, luego le quité el buzo y tenía unas piernas bien marcadas por el ejercicio.

Quedamos los dos en bóxer, me agaché y le quite el suyo para luego empiezar a lamer aquella gran verga de 18 cm, que me metí toda a la boca y escuché como empieza a gemir. Oírlo me excitaba, él me decía que no parara. Sus huevos estaban durísimos y empiezo a pasarles la lengua cuando él me agarraba del pelo y me decía: «sos mi puta, eres el mejor para coger», eso me volvió loco.

Me aparto un poco y se agachó frente a mi, con sus dientes quito mi bóxer.

Ese día fue de placer intenso, cuando me quitó el bóxer con sus dientes sentí un deseo enorme de cogerle aún más la boca, me la mamó como nadie lo había hecho; mientras me mamaba la verga metía sus dedos entre mis nalgas para dilatarme, era tanto el deseo de tenerlo sobre mi que no sentí dolor solo placer.

Luego me da la vuelta y me pone de perrito sentí como jugaba con su verga en mi ano, la movía de arriba a bajo, estaba bien caliente sentí cuando la iba a mater ,sentí una presión deliciosa esa verga de ese hombre tan guapo y varonil iba hacer mía. Empezó a moverse lentamente, me besaba la espalda y mordía mis orejas, cada ves sus movimientos eras más rápido y eso incrementaba el placer.

-Dime que eres mi perra

-Soy tu perra Papi, ven dame así, que rico, dame más fuerte, que rico, fóllame como quieras, yo soy tuyo desde ahora, cógeme rico. Ahhhh mmmmm si, por ay métela, no pares, ahhh ohohoh.

Mi cara reflejaba el placer más intenso. Sentí como aquella verga tenía ganas de expulsar leche, me moví como una puta profesional en la cama yo había tomado el control de la penetración, solo escuchaba a mi follador gemir y con su voz cansada me dijo:Papi ya me vengo, te lo voy a echar en la cara.

La sacó y se masturbó mientras yo también lo hacía, ver a mi follador jalarse tremenda verga era la vista más pícara y cachonda, expulsó su leche sobre mi cara, de igual forma yo me corrí y mi semen le cayó en su abdomen.Se acostó a mi lado y en un tremendo beso comimos de nuestra leche.Se acordó del vídeo que estábamos grabando y lo vimos, ese era un vídeo porno digno de verlo las veces que fueran, estaba super hot, ese vídeo me puso a mil.


Al ver ese vídeo me calente y empecé a besar a mi CAJERO, le empecé a besar la espalda, mientras él tomaba mi cabeza y acariciaba mi cabello, llegué hasta sus nalgas las bese y le di nalgadas, le metí mi verga de 15 cm, me lo cogí y el decía ser mi puta ahora, acabé en su cola, descansamos un poco y nos metimos a bañar. Ahora cogemos las veces que queremos.

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  o da clic aquí y llena nuestro formulario. Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)