relato-primo-gay

Un relato exclusivo de Relaróticos.com

No sabía cómo comenzar a contar esto, pero creo que la mayoría de nosotros hemos fantaseado con tener algo de cachondeo con alguno de nuestros familiares, llámese tío, primo o incluso con nuestro padre.

Bueno, pues quiero contarles la vez que pude mamarle la verga a mi primo, mientras él se hacía el dormido.

Viendo el inicio de Facebook me aparecieron los “recuerdos” del viaje que realizaron mis papás hace 2 años, mientras ellos andaban en la playa gozando la vida, yo me había quedado en casa con mis 3 hermanos y mi primo, que en ese entonces estuvo viviendo por un tiempo en casa.

Realmente mi primo no es guapo, pero tiene algo el cabrón que realmente no le haces el feo, además de su estatura porque mide entre 180 y 185 cm, es aperlado, como de talla 34 que va perfecto para la estatura que tiene, no es gordo pero tampoco es flaco, tiene bonito cuerpo para que les voy a mentir y tiene barba cerrada; en ese entonces él tenía 23 años y digamos es hetero pues tiene un hijo, pero como “machito” que mete la pata antes de tiempo pues vive separado de la mamá del niño y sigue viviendo la vida como si estuviera soltero y sin responsabilidad paternal.

El sábado en la tarde nos pusimos a limpiar el patio mis hermanos, mi primo y yo, todos andábamos en short, porque hacía calor y estábamos echando agua, cuando va saliendo mi primo al patio en bóxer y con sandalias, dejando poco o mucho a mi imaginación puesto que llevaba días viendo como se le marcaba el delicioso paquete cuando se ponía short y se acostaba en el sillón a ver televisión.

Para mi verlo ese día en bóxer, me encendió la calentura pues la cabeza de la verga se le marcaba bien rico en la lycra de ese bóxer ajustado y dejaba ver que era de huevos y verga grande, yo quería lanzarme en ese momento a bajarle el bóxer y mamársela ahí mismo en el patio, delante de mis hermanos, pues me puse bien caliente, pero tuve que controlar mi impulso, a partir de ahí mi deseo incontrolable de ver y mamarle la verga fue creciendo y mientras más horas pasaban más grande eran mis ganas de tener esa verga en mi boca.

Por la noche uno de mis hermanos se fue a casa de su novia, los otros dos y mi primo salieron a un barecillo y yo fui a una reunión en casa de un amigo; llegamos casi juntos a la casa, solo faltaba mi hermano que andaba en casa de su novia, mis otros dos hermanos llegaron que se caían de borrachos y subieron directo a dormir.

Mi primo, con ganas de seguir tomando, me dice que si íbamos a comprar más cerveza a lo cual respondí que sí, nos quedamos tomando en la cochera y platicando de tonterías, al llegar mi hermano que faltaba se fue directo a su cuarto a dormir.

Entre platica veía como mi primo se agarraba el bulto y mi calentura era más que en la tarde al verlo en bóxer, nos acabamos la cerveza y me dice que va a dormir en la sala, lo cual se me hizo raro pues él dormía en el cuarto de huéspedes, se acuesta y se queda dormido y yo subí a mi cuarto, dormite un poco pero ustedes y yo sabemos que la calentura es cabrona.

Desperté con la verga bien dura y se me vino a la cabeza mi primo, en short, dormido y borracho y he visto muchos vídeos donde ocurren muchísimas cosas con los borrachos, pues entre mi calentura y mi deseo de comerme esa verga decidí bajar, con la excusa de ir a tomar agua.

Lo vi medio temblando pues tenía el aire acondicionado encendido y le pegaba directo, fue por una manta y al bajar lo tapé con ella, verlo ahí boca arriba con esas piernas aperladas bien torneadas encendieron mi deseo nuevamente y me animé a acariciarlas, la verdad me sentía como un cazador que al final tiene a su presa y le hace tocamientos desenfrenados.

Sí, así me sentía, con mi corazón acelerado al 100%, mi verga dura chorreando precum y mis manos tocando las piernas de mi primo, metiendo mi mano debajo de la manta y por debajo del short hasta tocar la ingle y hasta el tobillo.

Mi primo al sentir el movimiento se dio vuelta quedando bocabajo, mis ojos se abrieron, mi verga estaba que reventaba, además de querer comerme su verga, tiene unas nalgas bien redonditas y paraditas, mi deseo sexual se incrementó, quería ensartarle la verga y llenarle ese culo de leche, mi obstáculo la manta y el short y que probablemente iba a batallar para bajar, le quité la manta y pude tocar mejor esas nalgas arriba del short, volví a meter mi mano debajo por la parte de la pierna y logré separar un poco sus piernas tocando ese paquete, ¡mierda, el bóxer!.

Estuve un rato masajeándole las nalgas y las piernas hasta que se volvió a voltear, dejándome ver una pequeña erección, le toque la verga arriba del short, y estuve pasándole la mano, para ver si se ponía más dura, no lo logré.

Mi calentura se estaba tornando en decepción al ver que no lograba ponerle la verga dura, me anime a un poco más, le metí la mano bajo el bóxer y mientras buscaba logré sentir su vello bien rebajado, hasta llegar a tus testículos, les di un pequeño apretón, y comencé a agarrar todo ese enorme bulto que se cargaba, lo tome por la verga a media erección y con mi dedo pulgar le hacía unos círculos en la cabeza de la verga, poco a poco comencé a notar que se ponía dura, se la saque del short y mientras lo estaba masturbando me dije “Es ahora o nunca”.

Mi primo estaba a media erección y mientras yo lo masturbaba él dormía, estaba decidido a que ese día me iba a comer esa verga y así fue, no lo pensé más, tenía esa verga a escasos centímetros de mi cara porque yo estaba hincado y el acostado en el sillón, no lo pensé tres veces y me lleve la verga de mi primo directo a la boca, dándole la bienvenida como se merece mamándole la cabeza y llevándomela hasta el fondo de mi garganta, al hacer eso noté como la verga de mi primo crecía y seguía creciendo, y yo seguía mamando y mamando.

No podía creer que la verga de mi primo fuera tan grande, fácil eran unos 21cm, era gruesa, con las venas marcaditas y derechita, yo seguía mamándosela como pinche desesperado, quizá porque siempre había querido comerme ese trozo de carne que no pensaba que fuera así de grande o por miedo a que bajaran mis hermanos. 

Lo masturbaba y se la mamaba, trataba de meterme toda su verga dura a mi boca y cuando lo lograba hasta me asqueaba y hacía que me faltara el aire por querer probar con desesperación pero a la vez disfrutando de cada centímetro de esa verga que tanto deseé.

Saque la verga de mi boca para tomar aire y al momento de que se la iba a mamar nuevamente, sentí que se movió un poco, me asusté porque no sabía que reacción tomaría o que fuera a hacer, pero el muy cabrón me tomó por sorpresa la cabeza y me apalanco su verga directo a la garganta y comenzó a bombearme la boca, quede sorprendido, me estaba cogiendo la boca, se movía de una manera en que supe que estaba disfrutando de aquella mamada que le estaba dando.

Ahora era él el que me ahogaba con su verga, yo la sacaba para tomar aire y el me estiraba del cabello metiéndome su verga en la boca y bombeando como diciendo “Querías verga, ahora cómetela”.

La saliva me escurría por las comisuras de mi boca, llenándome toda la verga y esos enormes huevos que se carga, yo seguía mamando y escucho decirle, «¿Apoco creías que estaba dormido?» 

No pude ni contestar, pues me tenía sometido con su verga en mi boca hasta la garganta ahogándome, para mí era el mejor festín que me estaba dando.

Poco a poco fue incrementando el bombeo y él se retorcía de placer, cuando de pronto sentí chorros de líquido abundante y caliente llenar mi boca, mientras lanzaba un gemido ahogado y ensartaba su verga dura más al fondo, logrando que me tragara todos sus mecos, de un estirón de cabello me avienta y le pregunto «¿Te viniste?» Y responde el muy cabrón: «Sí, era eso lo que querías, ¿no? Tragarte mi leche y comerte toda mi verga, ya lo hiciste. Ahora déjame dormir y la próxima vez que esto ocurra te voy a dejar mi leche pero ahora en tu culo».

Al otro día ni él ni yo hicimos comentarios de lo que pasó esa noche, han pasado ya 2 años hasta la fecha y desde entonces no ha salido el tema de conversación y llevamos una vida normal, nos vemos y nos llevamos muy bien, él ya no vive en mi casa, pero a veces se queda a dormir aquí, lo que sí ocurrió fue eso que me dijo, me dejó el culo lleno de leche, pero eso se los cuento a la otra.

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  o da clic aquí y llena nuestro formulario. Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)