🔥 Un relato exclusivo de Relaróticos 🔥

Esta historia comienza en la secundaria, hace algunos 10 años, cuando yo estando en 2do de secundaria y conocí a un chico nuevo que había sido transferido a mi escuela y que ahora iba en mi salón.

Era un chico normal con cierto atractivo, en ese tiempo la mayoría de los chicos de mi salón teníamos el mismo tipo de cuerpo, delgados y en pleno desarrollo. Este chico, Julio, era de esos chicos rebeldes, groseros, vulgares. Yo era todo lo contrario aún así me llevaban bien con todos.

Me resultaba excitante ver a Julio ser vulgar, se agarraba el paquete, mostraba su ropa interior, etc. Siempre después de las clases de deportes nos cambiabamos y yo los veía a todos en boxer, algunos buenos paquetes y culos.

A pesar de todo, quien más me gustaba a parte de Julio, era su hermano Andrés, él era solo un año mayor que nosotros pero se notaba demasiado, si bien tenía un cuerpo delgado este sí estaba más trabajado y desarrollado, era blanco con unos labios gruesos que se antojaba besarlos y morderlos.

Yo no era el único que pensaba así, pues a Andrés le llovía las chicas y tuvo varias novias, entre ellas una amiga. Sin embargo, y aún con todas sus novias había rumores de que Andrés era Gay, yo en ese tiempo aún dudaba de mi sexualidad, hoy por hoy se que soy Bi.

El tiempo pasó y todos crecimos, Julio se dio cuenta que la escuela no era para el, sin embargo Andrés continuó haciéndolo y estudiamos en la misma prepa y la misma universidad, pero nunca hablamos, porque nunca fuimos cercanos ni nada por el estilo, yo solo le veía desarrollarse y ponerse más rico.

El tiempo seguía pasando y yo descubrí Grindr; al principio era difícil para mí, pero le fui agarrando la onda. Total que hace un par de meses vagando por ahí, me encuentro un perfil sin mucha información más que una fotos del torso, empezamos a hablar, a compartir fotos sin mostrar el rostro, etc.

Así que decidimos vernos, el problema era que ninguno tenía lugar, así que él propuso que lo hiciéramos en su carro, acepté y le pase mi dirección para que fuera por mi. Me avisa que está afuera sale y me sorprende ver a Andrés manejando el auto.

Si me quedé un poco en shock porque nunca me había visto con alguien de Grindr que yo conociera previamente. Él parecía sorprendido pero no tanto como yo, al principio fue incómodo hasta que el rompió el silencio y dijo «Pues ya estamos aquí, hay que aprovecharlo», yo le dije que estaba bien.

Nos fuimos a una zona que estuviera sola, detuvo el auto y espero a que se apagaran las luces. Al instante que la luz se apagó se lanza sobre mi y me empieza a besar apasionadamente. Yo sin esperarlo le correspondí y estuvimos así unos dos minutos, besándonos y tocándonos.

En eso me dice «Hay que irnos para atrás» nos fuimos a los asientos traseros y continuamos besándonos, tocando nuestras lenguas sintiendo nuestros cuerpos. Empezamos a quitarnos la ropa y lamer cada parte de nuestros cuerpos, los peones, el cuello, las orejas, los gemidos ahogados eran incontrolables.

Hasta que me siento sobre su regazo, ambos estábamos en boxer y empiezo a frotar mis nalgas sobre su bulto. Quiero aclarar que soy activo, pero me gusta esto de que jueguen un poco con mi culo, así que después de un minuto me hace a un lado y se saca la verga.

Yo no la veía muy bien porque estaba oscuro, pero serían algunos 16 cm, un grosor normal, pero lo que sí estaba venuda y con una cabeza riquísima. Me lancé a chupar su verga y jugar con su cabecita; al instante soltó un gemido de placer y yo seguí, me encantó mamarles verga y jugar con ella, dejarla babeada y masturbarla.

Entonces me saqué la verga, que debo decir es de buen tamaño (19cm aprox) y él se dispuso a mamarmela, lo hacía muy rico, se la metía entera en la garganta. Así nos estuvimos alternando para chuparnosla.

Después de un rato le metí un par de dedos a la boca para que los chupara y empezarlo a dedear. Me encantaron sus nalgas redonditas, no tan grandes, pero se podían agarrar y estrujar.

Le metí el primer dedo y escuchaba un gemido entre dolor y placer, pero no me decía que me detuviera así que seguí. De la nada se voltea, me sienta en el asiento, me toma de las piernas y las levanta, yo sin saber que onda, empiezo a sentir su lengua chupando mi culo y Wow, que bien usa la lengua.

Después de rato me frotó su verga en mi culo, pero no la metió. Nuestra noche consistió en probar y probar. Todo lo disfrutamos, nos decíamos cosas al oído «Que rico pito» «Estás bien rico» «Chúpame la verga». Después nos sentamos y nos seguimos besando mientras nos la jalábamos.

De la nada siento como se aparta y acerca mi cabeza a su verga y se viene en mi cara. Sentir su leche caliente fue super rico, me prendió lo suficiente para terminar yo, pero lo hice sobre su pecho.

Después de venirnos nos seguimos besando hasta que me llevó a mi casa de regreso. Quedamos de vernos otra vez, pero no se ha podido.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)