cesar_zelanda@hotmail.com

-hay un putillo tirado en los alrededores del parque mi comandante, aun no sabemos si está vivo o no, ya le llamamos al MP…

Esas terribles palabras fueron lo primero que escuché esa mañana del 26 de agosto, efectivamente estuve tirado en el piso con el pantalón y la playera rotos, sin identificación, golpeado y violado, pero como llegué ahí? Les daré un poco de contexto sobre mi.

Me llamo Claudio, tengo 27 años, a través de los años no me he considerado nada del otro mundo, pero he tenido hasta cierto punto suerte para que las personas me noten atractivo, mido 1.70 tengo cuerpo promedio, ni flaco ni gordo, ojos grandes color miel, piel trigueña, barba de candado por alguna razón, soy velludo y considero que mi principal atractivo es mi personalidad, no soy el típico wey que nadie se merece, soy bastante alivianado y sociable, simpático, muy risueño.

En fin, para pagar los gastos de mis estudios siempre he trabajado y estudiado en lo que sea, literal lo que sea para no darle tanto gasto a mi madre, por cierto vivo con ella y con mi hermano, entre uno de los trabajos que tuve para pagarme la escuela fue quizá al que sino hubiera entrado nada de esto habría pasado, era un bar, pretendía el puesto de mesero porque hay más oportunidad de ganar dinero pero el idiota que me recomendó no me dijo que ya no había vacantes, así que pasé a entrevista con el gerente del bar en lugar de el capitán de meseros.

Ahí estaba yo esperando en una mesa al dichoso gerente y maldiciendo al idiota que me recomendó ir a ese bar pudiendo ir a otro lado, cerca de 10 minutos pasaron y por fin salió, el hombre que causó mi desgracia, aquel que me provocaría el peor de los males del mundo, su nombre, Iván, 1.83m de estatura, piel blanca y bronceada, ojos marron, fuertes y mirada penetrante, cejas exquisitamente pobladas, un cuerpo que haría sonrojar al hombre más sexy del mundo, aunque si buen no era el cuerpo más fibrado y simétrico tenía unos brazos fuertes, un pecho que te invitaba a dormir en él, unas piernas de futbolista de campeonato y para volverlo aún más sexy al hijo de puta, una barba hipster (tipo rey mago) del mismo color castaño cobrizo de su cabello.

Trabajé en ese bar 6 meses para ser exactos y en esos 6 meses empezamos a salir Iván y yo, no daré detalles de como y cuando empezamos a salir porque la historia va hacia otro lado.

Hicimos planes para vernos el 14 de Febrero de 2020, yo tendría libre el día y él también, decidimos irnos a Querétaro a hacer el amor y estaré como 2 enamorados paseando por la ciudad, cerca de las 5 de la tarde decidimos irnos, siempre odié viajar en carretera en su motocicleta, me aterraba quedar como una mancha en el pavimento pero ese día acepté, muy cerca de un lugar llamado Jilotepec en el estado de México ya en camino a la ciudad, una camioneta negra se coloca delante de nosotros y nos cierra el paso hasta que frenamos, de ella vi bajar a 6 o 7 cabrones fuertemente armados y solo pude abrazarme a Iván con todas mis fuerzas.

-que pedo mijo? Apoco si muy vergas?
-que pedo compa venimos en nuestro carril y te nos cierras. Contestó Iván con su voz a la defensiva y todos se rieron.

-camara pinche gasparín al chile ya sabes que estamos buscando we, ya vimos que traes atrás a tu putillo y queremos negociar con usted.

-El no tiene que ver en nuestros pedos eso lo estamos revisando entre tú y yo no sé por que traes a tus chavos a seguirnos.
-el pedo es que mi patrón está chingue y chingue que ya quiere meter drogas ahí donde chambeas y al chile ya me cansó, se va a armar o no?
-cabron tengo a la tira encima de mi, no puedo meter drogas ahí ya les dije.

El tipo chifló y de atrás de mi salieron 3 cabrones y nos bajaron de la moto a golpes, tomaron a Iván de los brazos y lo empezaron a golpear en el abdomen mientras yo gritaba como puto loco, después de eso el tipo me apuntó con el arma en la cabeza y le dijo a los que me estaban agarrando que me pusieran de rodillas, cargó su arma y se volteo a ver a Iván.

-chance si te hacemos ver lo que vamos a hacer al puto este te haga entrar en razón y dejes a mi patrón hacer su ‘visne’ en el putero que diriges, primero voy a agarrar a tu putito y lo vamos a violar entre todos para que vean que la verga no es de hule, después le vamos a poner una putiza hasta que se lo cargue la chingada, luego lo voy a despedazar frente a ti y lo voy a quemar, todo frente a ti.

Al escuchar eso veía la rabia en los ojos de Iván al no poder soltarse ni poder pelear por mi, veía los movimientos de la pistola en mi frente mientras hablaba el tipo este, veía a todos al rededor reír y disfrutar de lo que decía, incluso uno se tocaba la erección que tenía encima de la ropa mientras me veía con morbo.
-ni modo putito… Este culero prefiere su dinero antes que tú vid… Sin terminar de decir la idea me dio un golpe con la pistola en la cabeza lo que me dejó inconciente…

Pensaba en todo mientras estaba en ese estado, mi familia, mi esfuerzo por llegar hasta la universidad, en Iván, en qué no volvería a ver a mi mamá ni abrazarla, pero deseaba con toda el alma no despertar y que me estuvieran haciendo todo lo que dijo, recé para que no pasara eso, pero desperté…
Y cuando lo hice estaba en los brazos de Iván, mientras me veía desde arriba y abrazaba, tardé en recuperar la conciencia y cuando escuché estaba diciendo que lo perdonara por ser un cobarde maldito, vi sangre en sus manos y quedé en oscuro de nuevo,

volví a abrir los ojos y estaba en una cama de hospital o al menos era una cama para paciente, Iván durmiendo en una silla justo al lado de mi y yo sin saber que estaba pasando, Iván de dio cuenta y se alegró de ver qué estaba mejor, me dieron de alta y en el camino no cruzamos ni la mirada, llegando a su casa me platicó que después de que me fui del bar este quebró y él no tenía trabajo hasta que encontró uno de gerente en un table dance, y por eso estos idiotas querían vender su producto en su trabajo, me contó que aceptó y fue la única forma en un que me dejaron vivir, yo no podía creer lo que estaba escuchando, el hombre perfecto para mí ahora es un narco más, y no solo su vida estaba en peligro, sino la mía.

Ahora regresemos a la noche de la violación, lejos de Iván y lejos de todo su mundo de cabeza me sentí a salvo ya que nunca supe de sus cosas, en aquel entonces trabajaba cerca del metro Popotla y mi camino era una pequeña microbus hasta el metro Tacuba donde salen los autobuses a mi colonia, subo al micro y veo un rostro familiar,

al principio pensé que era un conocido de la oficina así que por cortesía le hice un saludo a lo lejos, se acercó a mi asiento y se sentó junto a mi, me saludó como si de viejos amigos nos tratáramos, vio mi nerviosismo y me enseñó una pistola que traía en el cinturón, al principio pensé que era un asalto hasta que dijo «aún recuerdo cómo lloraste como niña ese día, te quería poner en tu madre «

Puso mi mano en su entre pierna y me ordeño bajarnos del microbus, eran cerca de las 8 de la noche así que estaba oscuro me empujaba discretamente hasta que llegamos al lado del parque bicentenario en Azcapotzalco.

-ahora si vas a conocer un pito y no pendejadas putito, pero calladito porque sino te mato a la verga.

Sacó la pistola de su cintura y me ordenó ponerme de rodillas en el piso, desabotonó su apretado pantalón y lo bajó, sacó su pene totalmente erecto de su trusa que antes del amarillo fue blanca y me enseñó su tamaño, era el pene más grande y más sucio que había visto en mi vida, apestaba como si no se hubiera bañado en semanas, no podía contener el asco que me causaba el olor y la vista de ese miembro.

-,cámara hijo de tu puta madre no la saqué a pasear! Abre tu boquita de putito y mamela rico, sin morder y sin pendejadas porque te mato.

Me agarró del cabello y me jaló hacia él puso su asqueroso pene en mi boca y tuve que abrirla para que lo dejara entrar, empezó a gemir y Jalandome del cabello dirigía la mamada, yo no podía soportar el sabor ni el olor, arqueaba con cada movimiento de su pene hasta que la sacó de golpe de mi boca y antes de poder reaccionar me dio una patada en la cara haciéndome caer bruscamente al piso,

Rompió mi playera para morder sin cuidado mis pezones y arañar mi abdomen mientras gemía como cerdo en celo, después me giró sin el minimo y rompió mi pantalón para descubrir mi culo, el muy hijo de puta susurraba que estaba bien rico y que desde ese día en Jilotepec me quería tener así como me tenía, sentí como con una de sus manos abrió mis nalgas y escupió abundantemente, yo me imaginaba lo que pasaría a continuación y la verdad es que rogaba que lo hiciera rápido y que no me matara el muy enfermo.

Llorando y tirado completamente en el piso, sangrando de varios lados de mi cuerpo estaba indefenso mientras el tipo estaba tocando mis nalgas como si fueran lo más hermoso para él, de pronto sentí un cuerpo extraño, no tuve tiempo de reaccionar cuando sentí la pistola con la que me estaba amenazando en mi interior, me hizo tanto daño que grite lo más duro posible provocando que el tipo me diera 4 golpes directos a la nuca, sacó de golpe el arma de mi ano y la puso en mi rostro.
-vuelves a gritar hijo de tu puta madre y te mueres a la verga, irá nomas dejaste sangre y caca en mi pistola hijo de tu puta madre, a ver si no me empanizas el pito también culero.

Efectivamente mi ano sangraba por el daño que me hizo con el arma y sentí como salia sangre de mi lastimado esfínter, sollozando rogaba que esto terminara pronto pero no terminaba de pensar en ello cuando sentí como me penetró de un golpe metiendo su asqueroso largo y grueso pene dentro de mi muy herido ano, fue el dolor más horrible de mi vida y el me sujetó por Ara que no gritara,

me penetraba como perro, mi cuerpo rozaba en el piso haciéndome mucho daño, mi rostro chocaba con piedras y mis piernas era abiertas más allá de su naturaleza para que ese malviviente me pudiera coger a su antojo, metia y sacaba su pene de mi gimiendo como caballo y entre más lo hacía más sentía que me quemaba vivo desde dentro del ano, fue eterno el tiempo que estuvo cogiéndome a su antojo hasta que de pronto metió más profundo su pene y eyaculó dentro de mi una gran cantidad de asqueroso semen, se quedó encima de mi un momento,

sacó su miembro diciéndome que estaba lleno de sangre y mierda, agarró mi bóxer desgarrado y se limpió, antes de irse me tomó del cabello y me dio un beso de lengua para después azotar mi cabeza en el pavimento…

Estuve ahí herido y solo cerca de 12 horas, las hormigas empezaban a comerse mi piel y yo no me podía mover, hasta que una señora me vio y gritó, llegaron los oficiales y pensaron que estaba muerto, llegó el MP y una ambulancia, me llevaron a un hospital donde pudieron contactar a mi familia para avisarles lo que había pasado, sufri burlas del MP y los policías al relatar esto, pero que más puedo esperar de este país. Iván? Ya les contaré cómo tomó esto y que pasa entre nosotros, gracias por leerme.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)