Un relato exclusivo de Relaróticos.com

Esto me pasó en el 2018 con un amigo guatemalteco al que siempre le tuve muchas ganas.

Yo me llamo Orlando y mi amigo se llama Martín; él es de Guatemala y yo soy Mexicano pero los dos vivíamos aquí en Sur Carolina en los Estado Unidos. Cada fin de semana yo salía con él, lo acompañaba a sus partido de fútbol y luego nos íbamos a comer su casa y pasar el resto del día ahí, viendo televisión o así.

Él vivía en ese entonces con sus otros dos hermanos pero para mí buena suerte ellos siempre trabajaban, así que nos quedábamos casi siempre solos. Como les decía, él cada fin de semana jugaba fútbol y siempre terminaba cansado, éramos muy cercanos al grado que me bromeaba mucho con que me quería coger, que tenía yo un muy buen culo y cosas así, pero nuca pasaba nada.

Sin embargo todo eso me daba confianza de siempre acercarme mucho a él y ofrecerle un masaje y siempre accedía por lo cansado que terminaba; al principio solo se dejaba mientras él se mantuviera sentado, entonces solo le sobaba su espalda, su pecho y de vez en cuando sus piernas.

Eso sí, solo me dejaba meter mi manos bajo su playera; él tenía el pecho bien marcado porque se mantenía en forma, y yo me daba vuelo mientras lo masajeaba.

Pasó el tiempo y había veces que ya no le preguntaba si quería un masaje, sino que yo sólo me acercaba y le empezaba a dar sus masajes, y solito ya se quitaba la playera. Conforme avanzaba la relación ya los masajes no eran sentado sino que ya nos pasábamos a su cuarto para que se recostara boca abajo. Él siempre vestía short entonces siempre se me hacía fácil sobarle las piernas.

Cuando lo masajeaba ya acostado él con facilidad se quedaba dormido entonces yo aprovechaba para subir más mis manos y sobarle y acariciarles su nalgas; cuando se llegaba a despertar nunca me decía nada porque siempre era por encima de sus calzones.

Hasta que una vez me atreví a más y metí mis manos por dejaba de sus calzones por que el el siempre con shorts y su calzones, desde esa vez metía directo mis manos por debajo de todo, directo a su nalgas y se las masajeaba. Había veces que él estaba despierto y nunca me decía nada.

Ya después se quitaba la playera y el shorts y sólo quedaba en calzones y me encantaba sobarle sus nalgas. Solo una ves si me dijo que sacara mis manos de ahí porque llego su hermano temprano del trabajo y me dijo que solo la espalda, los pies y las piernas.

LO MÁS RECIENTE

Una noche jugaban por el mundial México contra Estados Unidos y él me invitó a ver el partido a su casa con sus dos hermanos; nada más éramos 4 en su casa y esa noche l tomó demasiado. Como ya era noche para yo regresar a mi casa me invitó a quedarme, pero la casa tenía camas limitadas y solo él y uno de sus hermanos tenían cama matrimoniales, así que me tocó quedarme con él en su cama.

En ese entonces compartía cuarto con su hermano menor, quien ya tenía como dos horas durmiendo cuando nos acostamos; al acomodarnos pensé que me iba a dar la espada pero no, al contrario me abrazó yo dándole la espada a él.

Como les decía, a él le gustaba vestir shorts que usan para jugar fútbol para dormir, así que mientras me abrazaba podía oler el alcohol que venía de su respiración pero también podía sentir otra cosa cada vez más dura y más cerca de mi mientras me abrazaba.

Supe en ese momento que era ahora o nunca y sin pensarlo dos veces pegué más mis nalgas a su pene ya más erecto. Como les decía él me tenía muy abrazado y pegado a él, pues al yo apegarme aún más empezó a bajar su mano, a tocarme mi pene, metió su mano bajo mi short y me dijo que estaba caliente; yo hice lo mismo y por fin le agarré el pene, me giré y nos dimos un beso.

Me dijo que fuéramos al baño por que podríamos despertar su hermano, yo me adelanté y por un momento pensé que ya no iba a ir a porque tardó pero si llegó, toco mis hombros y me puso de rodillas desde donde le empecé a mamar la verga, una verga morena, gruesa y deliciosa.

Estuve como 5 minutos ahí a sus pies hasta que se vino a en mi boca y luego de aventarme sus cinco chorros me dejó bien lleno; fue los más rico que había probando. Mi fantasía con él se había hecho realidad.

Le limpié bien la verga y se adelantó a la cama a dormir. Después lo fui a alcanzar pero ya estaba dormido porque andaba muy borracho y no me importo que estuviera ahí su hermano a un lado, le volví a bajar los short y le mame la verga otra ves y esta vez si tardo en venirse que hasta gimió muy fuerte lo bueno que no se despertó su hermano.

Tengo fotos que él un día me mandó de sus huevos peludos porque nunca me quiso mandar foto completa.

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)