Hola. Este es el primer relato que escribo y esto que les cuento me sucedió hace como 1 mes en Querétaro, México.

Tengo un pequeño negocio de abarrotes donde vendo un poquito de todo y la gente me pedía que vendiera Bimbo, entonces me decidí, junté el dinero y hable Atención a Clientes de Bimbo donde me respondieron y me dijeron que me iban a a mandar a un repartidor.

Entonces yo me quede esperando y pasó como un mes y nunca llego. El día que hice contacto con Bimbo fue mi cumpleaños entonces yo me dirigía al centro de la ciudad donde resido al salir a la parada de taxis vi la camioneta de Bimbo estacionada en otra tienda de abarrotes y me dirigí hacia él y le presente mi caso.

Él, un hombre como de 38 años caucásico, ojos claros, cabello negro, alto; se me quedo viendo y empezó a acariciar su paquete yo siendo bisexual, pues me quedé observando y lo hizo varias veces pero yo sin intención alguna nunca mal pensé nada ya que soy muy respetuoso.

Me siguió hacia mi negocio ya que yo llevaba un motoneta; llegamos salió mi madre y le dije que ya venia el vendedor me dijo que estaba bien entonces me dijo que fuera con él a la camioneta para que le dijera que es lo que quería por lo que me acerqué a la camioneta y durante la plática pude ir viendo como se tocaba a cada rato su paquete.

Confieso que en ese momento yo me empecé a excitar mucho, y entonces me dijo «no quería bajarme de la camioneta porque lo tengo parad». No sabía qué pasaba o qué responder, y solo le respondí un «¡ah!», como de sorpresa.

— No se preocupe — le dije — a todos nos pasa — y él se me queda viendo fijamente y me dice pensé que lo habías notado, como vi que te me quedabas viendo mucho.
— ¡No, como cree!
— ¿Y a ti te pasa?
— ¿Qué cosa?
— Pues que se pare
— Pues si, a veces ¿por?
— No, nada mas. Curiosidad — respondió.

Entonces terminó de llenar la charola que nos iba a vender, y cuando íbamos en camino hacia el negocio me dice

— Y nada más te gusta mirar, o también haces otras cosas.

Y yo harto de que se me insinuara le dije: «¿Qué? ¿quiere que se lo toque?» y me dijo «si se puede, sí».

Entonces agarré y se lo toqué por un momento. Entramos al negocio, dejó la charola, le pagué y yo me dispuse a ir al centro a donde iba. Me dice entonces «vamos a un lugar solo» y yo le pregunté que a dónde.

Me dijo «pues tu conoces aquí» entonces le dije «sígueme», encendí la motoneta y me siguió. Nos fuimos a una construcción abandonada donde hay unos cuartos y me metí yo primero. En seguida llegó él y me empezó a besar apasionadamente.

Nos frotábamos los miembros uno con el otro; me dijo «mámamela» y yo accedí. Le bajé el cierre y se la saque de su trusa verde, recuerdo… le desabotone el pantalón, se lo baje, y comencé mame y mame hasta que se puso roja su cabecita, entonces le dije «cógeme, métemelo» y me dijo que si.

Me voltee y se agacho a observar mi culo de apenas 17 años de hecho ese día los cumplí, me hizo el beso negro más rico de mi vida.

Entonces dejé de sentir la lengua y me preguntó si estaba yo listo. Cuando reaccioné ya me lo había comenzado a meter. Fue brusco, recuerdo que le pedí que lo hiciera despacio, porque me dolía mucho el sentir como si miembro se iba abriendo paso entre mi culito y lo iba perforando porco a poco.

Entonces se metió primero la mitad y luego todo, me dolió hasta el alma pero empezó el mete y saca y fue lo más rico, tanto que estuvimos así como por 15 min hasta que recordó que ya era tarde y que tenia que seguir repartiendo la mercancía. Fue cuando le dije que eyaculara dentro de mi. Mi petición lo calentó muchísimo más, se podía notar en su respitación.

Entonces siguió y siguió hasta que sentí sus chorros de leche caliente dentro de mi y se salió de inmediato, escurriendo aún algo de semen de su verga y dejando un pequeño hilo de camino entre él y mi agujero.

— Qué rico cumpleaños — le dije.
— Faltas tú y yo de ¿que? pues de sentir rico entonces me empezó a mastubar y eyacule. Me dijo que quería que lo cogiera pero me dijo que sería para otra ocasión y le dije que sí, pero esos son otros relatos que pronto les contare.

Espero que les haya gustado mi relato y ojalá comenten si les gusto.

TÚ TAMBIÉN PUEDES PUBLICAR TU RELATO

Escríbenos a redaccion@relaroticos.com  – Puede ser anónimo o con tus propios datos para que más personas te contacten.


¿Te gustó? ¡Califícalo!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Comenta! (No es necesario registrarse, solo escribe el comentario y da ENVIAR)